Hugo Noé Pino.

TEGUCIGALPA. A criterio del exministro de Finanzas Hugo Noé Pino, los programas de asistencia gubernamental solo son paliativos parciales para la pobreza, pero no ayudan a reducir el problema que enfrentan millones de hondureños.

En ese sentido el economista instó al actual gobierno a garantizar «educación y salud» a sus ciudadanos.

Para el conocedor de la materia económica el Gobierno además debe reducir hasta en un 40 % las exoneraciones fiscales para disminuir la desigualdad, la pobreza y la exclusión social.

Para este técnico además se debe aliviar la deuda pública de Honduras, que en 2015 representó el 46,4 % del producto interno bruto (PIB), a fin de que pueda liberar recursos para obras públicas.

Honduras cerró 2015 con una deuda pública, que suma las deudas externa e interna, de 9.123,4 millones de dólares (46,4 % del PIB), cifra 6,5 % superior al saldo registrado al cierre de 2014, que era de 8.565,8 millones de dólares, según cifras oficiales.

Pino, también señalo que mejorar la «compleja» situación económica que enfrenta Honduras requiere más voluntad política y un pacto fiscal que ayude a alcanzar un sistema tributario equitativo.

Las cifras oficiales también indican que el fisco en el país deja de recaudar anualmente entre 746,6 y 878,3 millones de dólares por exoneraciones.

Por otra parte Hugo Noé Pino detalla que el crecimiento económico de Honduras, que se estima en 3,5 % anual, es mermado por la tasa de crecimiento poblacional que llega a un 2 por ciento anual.

La caída en el precio de algunos productos tradicionales y no tradicionales también afectan la economía hondureña.

Finalmente, el economista reitero que en el país debe haber un pacto fiscal, a fin de alcanzar equidad y eficacia en la recaudación tributaria, transparencia y eficiencia en el gasto público, para mejorar la calidad de vida de los hondureños.