Hugo Noé Pino: Gobierno gasta fondo general en deuda externa, y nada en obras sociales

148
Hugo Noé Pino
El economista Hugo Noé Pino apuntó que el gobierno crea programas para defraudar al estado.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El economista, Hugo Noé Pino, señaló que Honduras está gastando casi todo el presupuesto general de la república en pagos a la deuda externa.

«En los últimos siete años, incluyendo el próximo año, Honduras habrá pagado cerca de 230 mil millones de lempiras en concepto de la deuda y el presupuesto general del gobierno es de 260 mil millones», indicó.

A su vez, el economista cree que es necesario crear un método que disminuya el flujo de dinero. De esa forma, se podrán destinar dineros para proyectos sociales y de infraestructura en pro de la población.

«El punto es que no queda nada para gasto social. Por eso es que los padres de familia deben pagar de su bolsillo muchas de las reparaciones y servicios que hay en las escuelas», cuestionó Pino.

«Adicionalmente, en los hospitales la gente no recibe los medicamentos. Tienen que esperar seis meses para una cirugía porque no existen recursos; ya que casi todo se está yendo en el pago de la deuda», increpó.

Lea también: Suyapa Figueroa: “Aumento al presupuesto es para que corruptos puedan saquear fondos”

Fideicomisos deben ser agregados a presupuesto de la república 

Por otra parte, el economista cree que programas como el «Vida Mejor», son utilizados para defraudar al estado.

«El último caso denunciado por la Maccih-Ufecic. Este tiene que ver precisamente con eso con programas de Vida Mejor que han servido para defraudar al estado. Esto tiene dos connotaciones», explicó.

Una de esas connotaciones expresadas por Noé Pino, radican en el uso constante de fideicomisos. «Hay cerca de doce millones de lempiras en fideicomisos de diferentes naturaleza».

En segunda instancia, «cómo estos fideicomisos se hacen sin las normas y sin los procedimientos generalmente aceptados. Esto es realmente una fuente de corrupción», interrogó el profesional de la economía.

Agregado a eso, cree, está el hecho que la gran mayoría de estos fideicomisos han sido utilizados en campañas políticas.

Por lo tanto, «los fideicomisos deben ser incorporados al presupuesto general de la República, que nos digan de antemano qué escuelas van a reparar, cuánto cuesta y todo de tal forma que uno pueda medir si eso se está haciendo».

Finalmente, el economista cuestionó que «si usted traslada 4 mil 500 millones a Vida Mejor y después el comité técnico decide como se va a gastar, lo que está haciendo es abriendo una caja chica para los que manejan el fideicomiso».