Hugo Maldonado pide al MP no ser «la mampara del crimen»

139
crimen
Piden a los entes de justicia hondureña no "amamantar" la impunidad

TEGUCIGALPA.-Hugo Maldonado, de la Defensa de los Derechos Humanos (Codeh), pidió al Ministerio Público dejar de ser «la mampara del crimen» en Honduras.

“Yo creo que el MP no debe de seguir siendo mampara para el crimen. Porque si va a seguir siendo mampara del crimen mejor quedémonos sin Ministerio. Y volvamos al proceso anterior donde cualquier ciudadano podría ir a los Tribunales de Justicias», indicó Maldonado.

Asimismo, dijo que «en la actualidad hay que ir a convencer a un fiscal del MP si la persona fue objeto de una tentativa de Homicidio. Y si no se convence al fiscal no habrá requerimiento fiscal a eso se le llama impunidad es florecer la impunidad».

«Ente acusador amamanta el crimen y la impunidad»

Maldonado lamentó que actualmente «el ente acusador lo que se hace es florecer la impunidad y a amamantarla».

Finalizó, comentando que «el sistema de justicia tiene que renovarse el Ministerio Publico dejar de estar de brazos cruzados ser más ágiles con la presentación de requerimientos fiscales».

Apuran paquete de reformas a Ley ante la incontralable extorsión

Ayer, en otra nota, el gobierno hondureño envió al Congreso Nacional un paquete de reformas legislativas para el fortalecimiento de política de Seguridad. Así lo informaron mediante un comunicado.

Lo anterior, en aras de adecuar las leyes y códigos para una lucha efectiva contra las diferentes formas de criminalidad, reza el documento.

Asimismo, el comunicado detalla que se debe reformar el artículo 222 del Código Penal. Lo anterior para ajustar el tipo penal del delito de extorsión. De manera que el delito se considere consumado con el solo hecho de hacer una amenaza.

Amenaza de extorsión será penada

De igual forma, pide adicionar dos párrafos al artículo 335 del Código Penal para ajustar el tipo penal de terrorismo para estos casos. De manera que se tipifique así cualquier acto que conlleve a atemorizar o infundir temor en la población.

En este sentido, el gobierno también pedirá reformar los artículos 227, 311 y 337 del Código Procesal Penal. Estos para que la prueba anticipada sea aceptada en juicio por los jueces. De manera que no sea necesaria la presencia de testigos.

También puedes leer: Poder Judicial reanuda labores, luego de vacaciones de fin de año

Por mencionar algunas otras reformas:

Adicionar un literal al artículo 25 del Código Penal para que se agreguen a causas de inculpabilidad una específica para los casos de actores de seguridad que en cumplimiento de su deber causen lesiones o muerte. En la actualidad estos procesados son inculpados como ciudadanos y no como servidores públicos.

Además se solicita reformar el artículo 173 del Código Procesal Penal para que los actores de seguridad cumplan la orden de detención o prisión preventiva en la institución a la que pertenezcan.

Derogar el párrafo segundo del artículo 1 de la Ley de Limitación de Servicios de Telecomunicaciones en Granjas Penales. Para que los servicios de comunicación del Instituto Nacional Penitenciario no sean aprovechados por los privados de libertad.

También adicionar párrafo al artículo 2 de la Ley de Limitación de Servicios de Telecomunicaciones en Granjas Penales. Esto para que se prohiba cualquier tipo de señal que permita la comunicación en los centros penitenciarios.

Adicionar un párrafo al artículo 29 de la Ley de Inteligencia Nacional y reformar los artículos 27, 33 y 41 de la Ley Especial Sobre Intervenciones de las Comunicaciones Privadas para proveer un marco. Y que las compañías de telefonía puedan cooperar con la autoridad sin preocupación de infringir la ley.

Reformar el artículo 7, 8, 15, 16, 66, 18, 19, 20 y 33, así como derogar los artículos 10, 11, 12 y 13 de la Ley del Instituto Penitenciario. Esto para que exista una autoridad con amplias atribuciones y autonomía en cada centro penal del país.

Además, modificar, los artículos 27 y 51 de la Ley del Instituto Penitenciario para establecer tres tipos de régimen ordinario. Para la separación adecuada de reos de máxima peligrosidad en los centros penales.