Huawei rechaza prórroga de EEUU: «Estamos preparados», «No tiene valor para nosotros»

358
Huawei rechaza prórroga
Ren Zhengfei también cree que EEUU "ha subestimado a Huawei" y que el conflicto es "inevitable."

REDACCIÓN. Ren Zhengfei, fundador de Huawei, rechazó la prórroga según declaraciones a la cadena china CCTV obtenidas por los medios de comunicación Reuters y The Guardian, entre otros medios, en las que asegura que «la autorización temporal de 90 días de EE.UU. no tiene valor para nosotros. Estamos preparados.»

Después de arrojar la piedra prohibiendo a las empresas estadounidenses hacer negocios con Huawei, ahora el gobierno estadounidense escondió la mano otorgando una autorización temporal hasta el próximo 19 de agosto.

Zhengfei, quien recientemente reconoció que su familia es usuaria de productos Apple «desde hace tiempo», también cree que el gobierno de EE.UU. «ha subestimado a Huawei», y que el conflicto es «inevitable.»

Según diversas fuentes el temor es que la inmediatez de la prohibición suponga un problema técnico para numerosas empresas de comunicaciones, y que con la licencia temporal se pretende «minimizar el impacto» y evitar consecuencias como la caída de sistemas y de redes de datos.

5G

Respecto al despliegue de las redes 5G, que son el origen de la particular guerra comercial entre EE.UU. y la compañía china, Zhengfei cree que no se verá afectada.

En las declaraciones el fundado dijo que «el 5G de Huawei no se verá afectado en absoluto. En términos de tecnologías 5G los demás están dos o tres años por detrás de nosotros.»

Estados Unidos presiona desde hace meses a sus socios y aliados para que veten las redes de la nueva tecnología de Huawei, acusando a la compañía china de servir presuntamente como instrumento de espionaje para el gobierno chino.

Sin embargo, hasta ahora, casi ninguna nación ha seguido los pasos EE.UU. Aunque países como Alemania incrementaron los controles de seguridad sobre los equipos y sistemas 5G de Huawei, y han pedido a la compañía garantías adicionales de que «no cederá los datos» en sus redes de telecomunicaciones a su gobierno.