HONDUTEL: empleados exigen a Finanzas cumplimiento de reajuste salarial de L800

63
HONDUTEL
Imagen de referencia.

TEGUCIGALPA-HONDURAS. Los empleados de Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (HONDUTEL) todavía esperan que la Secretaria de Finanzas concrete el pago de los L. 800 de reajuste salarial solicitado para cada trabajador, Así lo manifestó, Orlando Mejía, presidente del Sindicato de Trabajadores de Hondutel (Sitratelh).

Según Mejía, Finanzas aún no aprueba el presupuesto para los ajustes. Pero que, una vez realizado el mismo, dicha institución pública buscará los recursos para hacerlo efectivo.

De acuerdo al líder sindical, las cuentas de Hondutel no reportan ingresos fuertes como para soportar dicho incremento salarial.

En ese sentido, indicó el índice inflacionario del país actualmente ronda el 4.2 %. Y que el pago de reajuste a los empleados representa una erogación de L. 2 millones mensuales.

Mejía mencionó que unos de los problemas existentes desde el año anterior, es que a Hondutel no se le aprobó el plan de rescate. Tampoco el retiro voluntario de los trabajadores.

Le puede interesar: Hondutel podría cerrar en tres meses si no se activa plan de rescate, según sindicato

Insostenibles las finanzas de Hondutel

Días atrás, Mejía señaló que de no activarse de manera inmediata dicho plan de rescate, Hondutel podría cerrar operaciones en tres meses.

Mejía estableció que en el actual Gobierno no presta la debida atención al problema financiero de esa empresa. De igual manera dejó entrever su preocupación, pues dijo que desde hace más de un año hicieron llegar el plan de rescate a la Secretaría de Finanzas. Sin embargo, no han tenido una respuesta favorable.

Igualmente, Mejía sostuvo que lo preocupante es que este año, al igual que el anterior, Hondutel cerró con pérdidas de al menos L. 200 millones. Y en lo que va de este 2019 ya contabiliza unos L. 30 millones en pérdidas.

También estimó que para este año se esperaba contar con un aporte de cuatro millones de dólares; y, también, un plan de retiro voluntario que asciende a unos L. 150 millones.