Sampedranos serán parte de una travesía sin precedentes hacia EEUU

Hondureños: Dos jóvenes de San Pedro Sula se sujetarán de la tecnología y ambición para romper esquemas en el camino ilegal hacia los Estados Unidos.

0
2996
Hondureños: Aldo Enamorado y Noé Lara a un reto extremos.

SAN PEDRO SULA. Este es otro capítulo de frontera de dos hondureños inmigrantes, mañana se repetirá la historia y pasado mañana también, algunos episodios son de muertes terribles e innecesarias, los inmigrantes como Aldo Enamorado y Noé Lara piensan correr con la mejor suerte y no perderse en el desierto, sin agua ni desolación a solo unas millas de la ciudad más cercana.

Aldo y Noé Alexander tendrán que pasar por el “lomo” del Río “Bravo” , este que lleva a cientos de personas por día como paso obligado hacia Estados Unidos. En este viaje por naturaleza clandestino es difícil saber con precisión si ambos llegarán, ya que la faena es larga.

Pueden tardar semanas y meses, subiendo en movimiento y buscando su rincón sobre los techos o entre los vagones, haciendo el alto en los lugares apostados sobre la ruta, donde familiares los alojen un par de días hasta que recuperan fuerzas y les reparan las suelas de los zapatos destrozadas por la caminata en el monte.

Los peligros los acompañarán en todo momento, sobre los vagones y en las paradas en medio de la nada: desde ataques de abejas en la selva chiapaneca a asaltos a punta de metralleta o machete.

En México, por donde transitan sin la visa requerida, la amenaza de los maleantes supera al temor por posibles controles migratorios. El suelo retumba cuando se mueve, sus ruedas de acero chirrían y rechinan, algunos lo llaman el ‘tren de la muerte’; otros simplemente lo conocen como la bestia. Ambos catrachos se sujetarán en este enorme tren de carga, el cual es el pasaje gratis hacia el ‘sueño americano’, sueño que muchas veces se reduce a largas horas de trabajo para ahorrar unos pocos dólares que luego envían a sus familias en los países de origen como el nuestro (Honduras).

La pobreza los obliga a dejar Honduras, pero en el norte, como llaman a Estados Unidos, saben que tienen la oportunidad de ganar cinco o seis dólares la hora, mientras que aquí tendrían que trabajar todo el día para ganar lo mismo.

3

Para los futuros indocumentados como Aldo y Noé, tratarán de cruzar México para llegar con éxito a Estados Unidos, pero lo arriesgarán todo; sabiendo que su itinerario está plagado de peligros como: Secuestros, extorsiones y asaltos…ellos resumen su drama con una frase: “Venimos decididos a todo, incluso a perder la vida a manos de los Zetas”. Si llegan a cruzarse con antisociales procurarán salir bien librados, porque estos ya tienen su consigna bien definida; es decir: “Si no les das la cuota no te dejan pasar”, la cifra es de aproximadamente 100 dólares por cabeza.

Los jòvenes de 22 y 23 años consecuentemente, se han dejado llevar por la ambición de ser mejores en la vida y de recorrer en motocileta largos kilómetros hasta Reynosa, México, algo si precedentes en Honduras.

La historia de Aldo y su compañero parece ser muy similar a la de muchos catrachos, ambos trabajaron en un conocido banco de la ciudad por unos años, pero la empresa cambió su plan laboral y terminaron quedando fuera del mismo, ahora con una pesada economía y sus rostros desencajados por cómo subsistir, hizo que los dos tomaran una idea que muchos consideran “loca”, pero para ellos parece ser la única opción.

Jueves es el día y 3 de la mañana es la hora marcada por ambos para salir de nuestro país en busca del “sueño americano” y sus motos ya casi estás listas para ser testigos de terrenos de diferentes niveles.

ESTRATEGIAS DE AVENTURA

Tanto Aldo como Noé ya fueron al hermano país centroamericano de Guatemala para calcular todas las estrategias de tránsito previo a partir a Estados Unidos,fueron a hacer algunas pruebas a zonas como La Pradera y Puerto Barrio, notaron cómo reaccionó la Policía y todo indica que ni se dieron cuenta que dos hondureños pisaron tierras chapinas.

Posteriormente se lanzaron a La Ceiba, exactamente en la costa norte de Honduras, caminando allá por ocho horas para probar resistencia.

Los jóvenes practicando en Guatemala.
Los jóvenes practicando en Guatemala.

En su insólito viaje y cansados de las historias de los “coyotes o polleros”, ellos llevarán consigo GPS, teléfonos, baterías, provisión de herramientas, unas tres mudadas, agua y un galón de gasolina, la idea es llegar a Reynosa en una semana con 600 dólares en mano, con lo cual piensan cubrir hoteles, comida y de ser necesario combustible, además llevarán tarjetas por cualquier cosa.

También tienen dinero listo por si algún oficial los detiene, lo cual significa tener en la bolsa de 50 a 100 pesos mexicanos para poder ciurcular, aunque dijeron nunca negarse a la autoridad en un caso extremo, además remarcaron que si les toca dejar las motocicletas por alguna emergencia… lo harán; de lo contrario, las donarán a una iglesia allá en México para que puedan hacer buen uso de ella.

 

Lea también: Hondureño relata cómo cruzó la ruta del “infierno” rumbo a EEUU

Aldo tiene familia en México y allá piensan estar alrededor de 20 días, tiempo en el que recibirán al menos 3,500 dólares. Si llegan con éxito al país del norte, piensan trabajar juntos unos tres meses en Houston Texas y luego separarse.

¿Tanto les agobia la situación de Honduras?
“La situación está difícil, aquí cuesta encontrar un trabajo, además Honduras es un país muy violento por lo que prácticmente estamos huyendo de nuestro propio país, aquí si no te detienen los policías lo hacen los delincuentes y ahora que se me da la oportunidad de viajar, que es lo que siempre soñé…no voy a dejar pasar la chanse”, dijo Enamorado.

Sabemos que tu mamá está muy enferma ¿Cómo ha tomado ella todo esto Aldo?

“Ella me dice que no lo haga, que aunque aquí gane L.8,000.00 mensuales allí se va pasando y que estaremos unidos, pero la decisión es irrevocable, a ella sólo le pido que ore por mí, es más…para el Día de la Madre disfrutamos juntos una carneada y fue muy bonito, cabe señalar que pienso estar allá unos diez años en Estados Unidos y retornar para poner un negocio propio”.

Madre de Aldo.
Madre de Aldo.

¿Qué se te vendrá por la mente cuando cruces la puerta de tu casa?
Cuando cruce la puerta voy a llorar porque dejo atrás a mi familia, dejo atrás lo que más amo buscando lo que más necesito.

¿Tienes miedo de lo que venga?
No tengo miedo, solo la sensación de que ya suceda.

¿Qué pasa si fracacas en tu intento de llegar a los Estados Unidos?

Si no logro cruzar esta vez no habrá un segundo intento, si muero en el trayecto quiero que mi familia me recuerde como un hijo valiente y que morirá feliz por buscar su sueño.

¿Qué le pides a los demás hondureños en relación a su travesía?

Pido apoyo social, a quienes lean este reportaje les solicito una oración para poder llegar con bien y que pasemos en medio de las autoridades de forma “invisible.

Ambos ya pusieron a la disposición su Fan Page llamada Crónicas de un inimigrante para ir reportando en todo el camino varios vídeos de cómo la estarían pasando, esto suena muy peculiar ya que nunca se ha hecho en Honduras y quizá en ningún lugar de centroamérica.

Este es un éxodo interminable, pero estoy seguro de que harán historia para construir América, una América quizás con corazón latino.

Por: Ariel Trigueros

Edición: Óscar Sagastume

jerson.trigueros@tiempo.hn