Entre el fango y la desolación, hondureños se levantan tras el paso de Eta e Iota

174
Hondureños se levantan Eta Iota
Los hondureños afectados por el embate de los ciclones Eta e Iota han regresado a limpiar el fango de sus hogares, con la esperanza de una nueva vida.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Cientos de miles de hondureños, residentes en la zona norte fueron afectados en gran magnitud por los embates de dos potentes fenómenos tropicales en menos de dos semanas, Eta e Iota.

Este domingo, comenzaron con las labores de limpieza del fango de sus hogares, calles, cunetas entre otros, abarcados por la desolación, pero con la esperanza puesta que vendrán tiempos mejores.

Los afectados poco a poco han regresado a sus viviendas, en lo que los niveles de agua bajan. Es así como se va abriendo la oportunidad de comenzar con la limpieza de sus hogares y, la búsqueda de sus enseres y utensilios que aún puedan ser útiles.

Análisis de la situación

Analistas hondureños han detallado que la reconstrucción del país tardará varios años. Además prevén que los índices de pobreza superarán el 70%, luego del paso de los ciclones tropicales Eta e Iota, que han dejado gran calamidad y se suma la crisis sanitaria por la COVID-19.

Es importante mencionar que Eta e Iota con su trayectoria dejaron afectación en 16 de los 18 departamentos de Honduras. Pero, los que peor situación registran son el norte y el Caribe del país.

De igual interés: Copán: Cuatro municipios están «a punto de desaparecer», lamenta regidor

Es en esta zona donde se encuentra la mayor parte de la fuerza productiva en el ámbito agroalimentario, industrial, entre otros que sostienen la débil economía de el país.

Muchas personas afectadas, empezaron a resignarse por sus pérdidas materiales, pero en todo momento agradecen a Dios por mantenerlos aún con vida.

Ellos mismos aseguran que la única opción de levantarse en este momento es tomar acción y comenzar de nuevo sus vidas. Mientras tanto, otros lloran a sus seres queridos que no lograron sobrevivir a la tragedia.

«Doy gracias a Dios que pude sacar a mi esposa y mi familia, pero pedimos a las autoridades nos apoyen para volver a levantarnos, porque lo perdimos todo», dijo uno de los ciudadanos afectados en La Lima, Cortés.