Hondureño, preso y deportado por pedofilia; vuelve a EEUU y cae otra vez

811
Hondureño
Elvin Javier Maldonado Gómez.

ESTADOS UNIDOS. Elvin Javier Maldonado Gómez, un hondureño que fue encarcelado y deportado a Honduras hace siete años por cometer estupro, regresó al condado Gwinnett para reencontrarse con «su novia», quien ahora, solo tiene 17 años.

En 2013, en su primer arresto, decidió cooperar con la Policía, creyendo que nada iba pasar con él, pero las autoridades tenían suficientes pruebas en su contra para acusarlo.

Tras un breve interrogatorio, a él lo trasladaron hacia la cárcel del condado de Gwinnett. En juicio reconoció que tenía un romance con la ahora muchacha, que en ese momento tenía solo 10 años.

Fue así como se declaró culpable de los cargos de violación e inducir a una adolescente para cometer actos indecentes. Por tanto, le dieron una pena de cinco años de cárcel y tras cumplir su condena, en enero de 2019, la deportación a Honduras.

Lea: Las convertiría en unas «líderes», decía: «pastor» violó a tres menores

Volvió

Las autoridades creyeron que se libraron de él, pero cuán equivocadas estaban. Y es que, a principios de este año, agentes de la Patrulla Fronteriza lo detuvieron tras haber ingresado nuevamente a EE.UU. de manera ilegal en el sector que divide Tucson (Arizona) con México.

Inicialmente, lo trataron como a cualquier inmigrante indocumentado y comenzaron de inmediato su proceso para removerlo del país. Sin embargo, tras tomar sus datos biométricos, algo que hacen con todos los que detienen en sus zonas fronterizas, descubrieron su oscuro pasado.

La agencia federal se dio cuenta de que recién había terminado de cumplir su sentencia por un delito gravísimo, por lo que decidieron no deportarlo nuevamente, al menos por ahora.

Lea también: «El Duende», un exconvicto con una larga lista de denuncias por abuso sexual

De nuevo encerrado el hondureño

Maldonado, hoy de 30 años, fue entregado al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), que de inmediato dijo que lo juzgaría por ‘reentry’ (reingresar ilegalmente tras ser deportado).

Reingresar es una falta que muchos latinos cometen, pero, por cuestiones presupuestarias, el Gobierno federal procede nada más contra los extranjeros expulsados debido a delitos mayores, comúnmente llamados “felonías”. En pocas palabras, que salieron como delincuentes.

Para mala suerte del hondureño, su falta por la que fue apresado en 2013 está dentro de esa categoría. Entonces, ahora enfrentará un nuevo juicio que podría acarrearle una nueva condena de entre dos y ocho años de prisión.


Nota para nuestros lectores: 

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.