Hondureño en EUA dispuesto a ayudar a familia de Víctor Santos

Cualquier ayuda las puedes hacer llamando al 9559-5733

0
606
Javier Baide
Hondureño y niña de Copán.

SAN PEDRO SULA. Diario TIEMPO Digital compartió tiempo atrás la historia de una familia en Copán cuyo caso ha conmocionado a muchos en nuestro país, donde la frialdad de una ciudadana tiene en la cárcel a humilde campesino, que dejó a su esposa y sus cinco hijos para ir a dar a un centro penal en la ciudad de Santa Rosa de Copán por supustos actos de lujuria sobre una menor.

El hondureño residente en California, Javier Baide, se comunicó con el periódico tras conocer los tristes relato de los hijos del ahora recluso “inocentemente”, Víctor Santos y dijo que su mayor deseo es ayudar a su familia económicamente mientras el muchacho sale de prisión, donde tendrá que purgar cerca de dos años y medio.

“Primero Dios vamos a ayudar a esta familia, cuya situación es difícil, es muy triste, pero a nadie desampara y ellos saldrán adelante, esa mujer es ingrata y tendrá justicia divina por acusarlo injustamente”, expresó entre lágrimas el catracho radicado en los Estados Unidos, al mismo tiempo que invitó a otros a que se unan en esta buena obra.

Javier tiene más de 15 años de vivir en el país del norte y al conocer la historia no pudo contenerse y a la vez ofrecer la ayuda que esta familia necesita, además señaló que cuando venga Honduras quieres conocerlos en persona.

Nota relacionada: “Quisiera ser abogada para sacar a papito de la cárcel”

UNA VIDA GRIS PARA ESTA FAMILIA

Nunca habían sido ricos, pero tampoco la familia de Víctor Manuel Santos se imaginó vivir desde ese lado de la pobreza, ahora su esposa de nombre Teresa Alvarado se mira metida de lleno en la miseria y no le había quedado tiempo de prepararse, antes de saber que su esposo iría a prisión por “algo que nunca cometió”.

Ahora su vida es modesta, pero aún dentro de la sociedad copaneca que tanto la quiere al igual que a sus hijos, ella recuerda cómo Víctor fue llevado con rostro triste a manos de tres oficiales sin dejar rastro, ni nota y con los escasos ahorros ahora intenta sobrevivir.

En poco tiempo la vida de ella y sus hijos cambió por completo como si toda su vida va desapareciendo y nos le queda más remedio que trasladarse todos los días a trabajar duro para ganarse esos 150 lempiras del día, pues ahora le toca ahorrar luz, agua y todo por culpa de la fémina María Antonia López, según sus vecinos del Corpus, aldea situada en el Municipio de La Unión, departamento de Copán.

Javier Baide.
Javier Baide.

Tanto Víctor como Teresita como le dicen de cariño, prometieron a sus cinco hijos un día por la tarde en el recóndito lugar y entre paredes adornadas de recuerdos, un futuro, pero ahora no sólo se quedan sin el, sino que tampoco tendrán al parecer un presente bonito como un día lo imaginaron.

Por alguna extraña razón, Teresita, la única de su familia que parecía encontrar cierta fuerza para afrontar la situación, así descubrió entre sinsabores y penalidades, la cara más amable de la necesidad, así descubrió la solidaridad entre los vecinos de aquella barriada de gente que no tiene nada, nada más que la fuerza necesaria para sobrevivir y de lo poco que tienen…le dan. Con tristeza Teresa contó a Diario TIEMPO Digital cómo sus vecinos la arropan desde lo sucedido en forma de apoyo, de sonrisas y de consejos para sobrevivir en medio del vacío.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here