VIDEO: hondureña se reencuentra con su hija luego de haberse separado en la frontera

76

CALIFORNIA, ESTADOS UNIDOS. Sindy Flores, una migrante hondureña, logró reencontrarse esta semana con su pequeña de apenas un año de edad después de haber sido separadas en la frontera entre Estados Unidos y México hace más de un mes.

La madre hondureña emprendió la travesía hacia el país norteramericano en compañía de su esposo y su hija Gretchen Juliet.

La familia huyó de Tegucigalpa en busca de un mejor escenario para su pequeña alejado de la delincuencia y la violencia que impera en Honduras. Así también de mejores oportunidades laborales. Sin embargo, cuando llegaron a la citada frontera la familia fue separada.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) los se llevó a Juliet. Acto seguido, fue enviada a un refugio para niños migrantes en la ciudad de San Antonio, Texas desde el pasado 28 de diciembre.

Lea también: Vídeo: Hombre se hace pasar por hondureño para pedir en calles de México

El reencuentro

Tras varias semanas de angustia, la desconsolada madre al fin pudo cargar a su hija en brazos. Esto ocurrió el pasado miércoles en San Francisco, California.

La separación ha sido duramente criticada por varios sectores, debido a que seis meses antes del hecho, la juez de Distrito de los EE.UU., Dana Sabraw, dio luz verde a una demanda colectiva.

En ella,  exigía el fin de la política de separación de padres e hijos migrantes sin documentos en Estados Unidos.

Sobre ello, la madre aseguró que intentó reunirse con la pequeña, pero las autoridades de ese país se lo impedían. Por lo que argumentaron que Flores debía cumplir con varios requisitos para recuperar a su hija.

Entre ellos el pago por traslado que costaría unos 3.000 dólares, es decir, más de 70 mil lempiras.

El reencuentro fue captado por varios medios internacionales; la conmovedora escena ahora circula a través de un vídeo en varias redes sociales.

La madre, no pudo contener el llanto por la emoción que sintió al poder contemplar de nuevo el rostro de su hija.

La hondureña, que tiene dos hijos más, y ahora vive en la casa de un tío en San Francisco, California.

Flores señaló que los funcionarios del ICE le aseguraron que el suceso no provocó daños psicológicos a su hija.

Sin embargo, la Academia Americana de Pediatría emitió en 2018 un comunicado en el que se opuso a esta práctica. En el escrito calificaban la acción como una «experiencia altamente estresante».

Además, que «puede dañar la arquitectura cerebral de los niños y afectar su salud en el corto y largo plazo».