21.7 C
San Pedro Sula
jueves, enero 27, 2022

Hondureña que emigró a España cuenta cómo supo que iba ser “vendida”

Debes leer

Natán M. Márquez
Periodista apasionado.

SAN PEDRO SULA, CORTÉS. Una joven huyó de Honduras ante la falta de trabajo y se dirigió a España, en donde por poco es vendida.

Según dijo la muchacha, quien solicitó no revelar su identidad, “una amiga” la animó a irse juntas al país ibérico, “Ya que su madre tenía una hermana allá que nos ayudaría a encontrar trabajo y también posada”, dijo a la emisora HRN.

No obstante, al llegar a España, se dio cuenta que, en realidad, “no era la tía de mi amiga” quien iba a ayudarles, sino una señora particular que fue recomendada a la madre de ella.

Y siguiendo con las declaraciones de la hondureña, dicha desconocida les robó, a ambas, varios euros cuando se descuidaron para ir a bañarse. Aseveró, además, que intentó quitarles sus pasaportes, supuestamente para guardárselos.

La hondureña contó que las mantenían siempre vigiladas, y a la señora siempre la acompañaba “un musulmán”.

Le podría interesar: 15 años pide la Fiscalía para el “Rey del Cachopo” por matar a hondureña

Hondureña iba a ser vendida en España

Las chicas fueron astutas para descubrir qué era lo que la señora y el musulmán tramaban, fingiendo estar dormidas para escuchar una plática entre ambos.

“La mujer llamó al musulmán para llevarnos al mall (centro comercial) y explicarnos cómo encontrar empleo. Por el cansancio, mi amiga y yo íbamos supuestamente dormidas, y escuché que se estaban poniendo de acuerdo para vendernos. El hombre le dijo que nos tenían que entregar a las 10 de la mañana del día siguiente y hablaban en clave”, dijo.

Afortunadamente, las dos féminas lograron escapar en horas de la madrugada, y contó cómo lo consiguieron:

“La puerta estaba cerrada, entonces fuimos al cuarto en donde estaban dormidos, buscamos las llaves y salimos corriendo. Íbamos orando y pidiéndole a Dios que nos cuidara, porque era de madrugada”, recordó.

Y en el camino, se encontraron con un sujeto de quien también desconfiaron y “forcejearon” hasta que otro ciudadano apareció y les ayudó.

“Después, un señor nos agarró y dijo que él nos llevaría. Forcejeamos un rato hasta que apareció un hombre y nos ayudó. Imagino que nos quería hacer daño también”, cerró. Luego, las dos volvieron a Honduras, pero están decidas a migrar de nuevo.


Nota para nuestros lectores: 

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.

Más noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Hoy en Cronómetro