Hondureña es llevada por hombre a EEUU: la secuestra, la abusa y tortura

425
mujer secuestrada por hombre en EEUU

REDACCIÓN. Según la denuncia telefónica llegada a la oficina del Sheriff del condado de Pender, Estados Unidos, una joven hondureña fue secuestrada durante más de 30 días, junto a su hija de ocho meses, por un sujeto que, de Honduras, se la llevó al país del norte.

La denuncia

La fémina reveló a la Policía que James Bryan Peterson la mantuvo encerrada contra su voluntad dentro de su casa, obligándola a hacer servidumbre sexual.

«Estoy encerrada en una casa y estoy con una bebé… no me dejan salir», dijo llorando la mujer, según grabaciones de audio de la llamada al número de emergencias del 911 a las que tuvo acceso la cadena internacional Telemundo. «Me puso un arma eléctrica. El otro día me quise escapar y me metió del pelo con la pistola», agregó la mujer de 24 años.

Aseguró, además, que en una ocasión intentó escapar, pero que el sujeto la sorprendió, la tomándola del brazo para luego amenazarla con un arma.

James Bryan Peterson mantuvo a sus víctimas en la cochera de su casa en un inicio, pero el 1 de agosto las trasladó a otra locación a unas 100 yardas de su casa.

Tortura

Por otro lado, la hondureña dijo a la Policía que en otra ocasión, le torturó con una pistola eléctrica, dándole descargas en la espalda, hombros y estómago.

Cabe señalar que la afectado hizo la denuncia, según lo informado por el Sheriff, durante un momento que su secuestrador estaba fuera de la casa. En ese sentido, declaró tener miedo que él regresa al lugar antes de que la Policía actuara

Le podría interesar: EEUU: Trump vuelve a amenazar con quitarle ciudadanía a los nacidos de padres inmigrantes

La detención

La llamada condujo al arresto de James Bryan Peterson. El sitio de internet people.com dio a conocer que la Policía hizo una minuciosa investigación en la residencia y propiedades del individuo mediante una orden de cateo, y los agentes encontraron los elementos suficientes para procesarlo por agresión, agresión sexual y asalto a punta de arma.

Inicialmente, a Peterson lo acusaron de agresión física, pero lo liberaron tras pagar una fianza de 20.000 dólares. Sin embargo, cuando la Policía investigó su domicilio, se encontraron las evidencias de las torturas cometidas contra sus víctimas. Por tanto, lo detuvieron de nuevo, y lo acusaron de secuestro, tráfico de personas y servidumbre sexual.