27.6 C
San Pedro Sula
jueves, enero 27, 2022

Hondureña en Suiza narra como sobrevivió al covid-19; intervino doctor hondureño

Debes leer

Carolina Iten-Bocanegra es una hondureña nacionalizada en Suiza que se defendió de la inclemencia del covid-19, y en su tratamiento estuvo presente la labor del doctor Cándido Mejía, radicado en San Pedro Sula, Cortés.

Durante dos conversaciones diferentes, tanto el médico -que trabaja en Hospital Mario Catarino Rivas- y la paciente explicaron a Tiempo Digital como fue el proceso de recuperación.

Inicialmente, el internista y dermatólogo aseveró que con un protocolo ayudó a que 30 pacientes positivos al virus se recuperaran desde sus casas.

El galeno manifestó que “estos medicamentos se le administran a las personas dependiendo de su estado de salud, morbilidades y de las fases”.

Cabe mencionar que él atendió a sus pacientes en la primera etapa. “Lo más importante es el tratamiento domiciliar para evitar que los pacientes sean hospitalizados”, enfatizó.

Pues bien, Carolina fue una de las personas que tras ver daños en su piel a causa del virus, pidió la opinión médica del doctor Cándido.

Piel afectada por covid-19.

La catracha de 37 años es licenciada en Relaciones Internacionales con maestrías en economía y finanzas que estudió en Honduras. Gracias a una beca viajó hacia el país europeo en donde radica desde el 2008 y se graduó de la maestría en Estudios de cooperacion al desarrollo del Instituto de Estudios Internacionales y de Desarrollo de Ginebra (Suiza).

Sin embargo, allá se enamoró de un suizo, se casó y procreo dos hijos: niña y niño de cuatro y dos años (respectivamente). Por ende, durante la cuarentena su vida se ha desarrollado en un ambiente hogareño, y como también es fotógrafa, ha hecho un proyecto de tomar imágenes a familias, las que publica en sus páginas en redes sociales: aquí en Instagram y Facebook.

Pero toda esa tranquilidad, mientras la aclamada normalidad vuelve, se rompió el pasado 23 de marzo 2020 cuando los resultados confirmaron que el covid-19 se internó en su cuerpo. Aún más difícil fue para ella porque padece de asma. Así que nos describe como sus órganos se defendieron del ataque viral.

Superó sus crisis de asma gracias a que… el relato es interesante

Antes de que el médico hondureño la atendiera, Carolina estaba siendo tratada por un médico en la ciudad donde vive: Lucerna. Pero Cándido Mejía le ayudó a guiarla para “saber que exámenes de sangre hacerme para descartar si no tenía formación de trombos”, señala en su relato.

Al obtener las respuestas, escribió a los médicos en Suiza “para preguntarles si podían hacerme esos exámenes. Aquí uno no puede ir al laboratorio solo”. Aprovechó para consultar sobre afección en la piel que le salió, detectada como Livedo reticularis (LR), la piel se pone rojiza y son también el resultado del coronavirus.

Es por eso, que el doctor Cándido explica que desde el inicio de la pandemia en China, él se deddicó a estudiar los efectos que la enfermedad tiene en el cuerpo, entre elllos los del órgano más grande: la piel.

“Los exámenes salieron bien y no tenía trombos. No era algo peligroso”, explica la hondureña. Al final como yo soy asmática, el doctor Mejía consideraba que yo necesitaba algo de cortisona para desinflamar los bronquios”, agrega. 

Es por eso que revela que pidió una segunda opinión en una clínica “para pedir segunda opinión”. Cuenta que esa segunda respuesta y los “conocimientos del doctor Mejía le ayudaron a pedir los análisis para descartar que no tuviera un proceso inflamatorio.

Al final estuvo siempre en contacto con el galeno catracho y los médicos suizos, ya que allá no se puede automedicar y no le venden las medicinas “acá como en Honduras”. Además el Seguro no me paga si algo me pasara”, aclara la ciudadana.

Por ende, el tratamiento que adquirió fue bajo receta de los suizos, pero
“en la última consulta el médico de aquí coincidió con lo que me decía el doctor Cándido Mejía: necesitaba un poco de cortisona para desinflamar los bronquios”.

El covid-19 “me atacó las vías respiratorias soy paciente de riesgo por el asma. Me duro alrededor de seis semanas el virus”, manifiesta Carolina. Tuve dificultad para respirar, broncoespasmos. Me sentía realmente bien enferma”, enfatiza.

Por esa razón, su mente peleó entre si decidía irse a un Hospital o quedarse con el tratamiento domiciliario. Pero al final se quedó en casa por sus dos hijos. “Mi doctor no me quiso separar de ellos, y como tenia mis niveles de oxígeno bien”. No obstante sí sufrió por la “falta de aire y pesadez en los pulmones, más los ataques de asma”.

La atención telefónica del doctor fue a diario y la hondureña siguió mejorando hasta superó la fase más crítica. Pero el virus no se iba del todo. “Salí de los síntomas gripales, pero la falta de aire y los ataques de asma seguían”.

Para Carolina era desesperante, así que además de sus tratamientos aplicó la medicina natural: “Inhale el vapor con hojas de eucalipto cuando tenia las crisis respiratorias”. También tomaba muchos tés calientes, que “desactivaba el virus y me daba tiempo para manejarlo”. También usaba ventolín.

Esas seis semanas enferma contribuyeron a que estuviera desganada, débil y con los niveles de hierro bajos.  Además no dormía bien.

No obstante, ahora Carolina ya tiene más energías y ya se siente como cuando el temido coronavirus no la había atacado. “Esos remedios caseros mas los inhaladores que tenia me ayudaron”, vuelve a aseverar. 

“Otra cosa que ayudó bastante es que no estaba nerviosa en las crisis. Mantuve la calma siempre y trataba de ser objetiva y pensar que hacer en vez de desesperarme”, expresa la joven. Tenía control sobre su presión arterial.

Carolina aún inhala cortisona para mantener el asma estable, la indicación del médico hondureño, “porque el polen de allá le afecta. Por lo que sigue con sus tratamientos antialérgicos.

Tratamiento del doctor Cándido Mejía 

Se trata de una mezcla de fármacos, algunos se incluyen en el protocolo MAIZ, pero en este caso los recomendados son más económicos.

Entre ellos los más usados por el especialista son: paracetamol para la fiebre, anti-inflamatorios como la Aspirina e ibuprofeno, colchicina, ivermectina, anticoagulantes, hidroxicloroquina, sulfato de zinc, azitromicina, esteroides; entre otros.

Desde el inicio de las investigaciones, los médicos comenzaron a ver que el coronavirus provocaba funcionaba en los pacientes como una enfermedad “inflamatoria, inmunológica”.

Es por eso que el doctor Mejía explica que “autoatacaba el organismo. Muestra “dolores musculares y raptomiolitis”. De allí su interés, ya que esos padecimientos ” están asociados a la dermatología.

Sobre la forma en la que colaboró con Carolina dijo que “la teledermatología funciona como la nueva modalidad comunicarse y puedo ver la piel, y con sólo mirarla sé lo que es. La piel le habla a uno”.

“La propuesta del tratamiento es crear un protocolo temprano, preventivo domiciliar, comunitario para pacientes con covid-19 y personal de riesgo. Esta información es necesaria para los pacientes que están afectados y portadores de la enfermedad en tiempos de la pandemia y emergencia”, dijo el especialista.

Por lo tanto, ha atendido a hondureños, otros españoles y uno sueco que lo contactaron por medio de catrachos, y estaban ya contagiados. Entre el grupo de los 30 habían menores de edad a quienes vio recuperarse, asegura el médico nacional.

De interés: Sin permiso, laboratorios en SPS aplican pruebas rápidas de covid-19

La compatriota no se olvida de su país en crisis

Es importante contar que la hondureña, nacida en Tegucigalpa, no se olvida de su país. Por la crisis alimentaria durante esta pandemia promovió la búsqueda de ayudas para mandar al país a través las organizaciones Solidaridad, Árboles de Justicia y Cepudo (Capítulo Francisco Morazán). Recaudaron “L 55 mil”, afirmó.

Además contó que en el país trabajó en el FOSDEH, en la SERNA -como directora de cooperación externa- y en el departamento de relaciones institucionales del BCIE (Banco Centroamericano de Integración Económica).

“Aquí en Suiza he trabajado para Caritas y para la Alcaldía de Lucerna en el área de integración de migrantes”, señala Carolina desde la comodidad de su casa al recordar un poco de su vida en nuestro país y su cariño por los hondureños, aunque está fuera del país.

Más noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Hoy en Cronómetro