Como albañil y cuidando abuelitos se gana la vida hondureña en España

1130
Hondureña albañil en España
Sibyl Castañeda es una aguerrida hondureña que labora como albañil y cuidadora de adultos mayores en España, para así dar el sustento a sus 3 hijos.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Sibyl Ananry Castañeda, de 39 años de edad, es una valiente madre hondureña que viajó hasta a España a trabajar para sacar adelante a su familia.

Nació en la capital del país, pero luego se pasó a vivir a la ciudad de Choloma, en Cortés. Fue desde allí donde partió para el país europeo en busca de una mejor calidad de vida para ella y su familia.

Sibyl Castañeda se dedica al trabajo de la albañilería y los fines de semana cuida a personas de la tercera edad. Un verdadero ejemplo de perseverancia y sacrificio.

Historia de Sibyl

Es madre de tres hijos, una joven de 20 años, un adolescente de 15 y un niño de 10. Se ha desempeñado en el oficio de la construcción por toda la ciudad de Cataluña, España. Su jefe es autónomo y de origen ecuatoriano.

Su historia de superación la hizo pública el presidente de la Asociación de Hondureños Solidarios, Julio Tróchez. La valiente mujer escribió: «Hola Julito! Mire a mucha honra le envío este video donde salgo trabajando en la obra, ya que veo que algunas hondureñas vienen a robar a España también habemos hondureñas honradas».

Tróchez comentó que al ver el vídeo que Sibyl le envió quedó «boca abierta», ya que en España es muy raro ver a una fémina trabajando en la obra.

Sí las hay, pero muy pocas y de otros países, pero de Honduras, en 9 años que lleva a cargo de la asociación, es la primera mujer que ve que trabaja como cualquier hombre.

Sueños 

Sibyl en Honduras residía en la colonia Cerro Verde, en la ciudad de Choloma, de ese lugar partió para España. Su viaje lo hizo muy llena de sueños y con muchas ganas de trabajar, sin imaginarse que lo haría en las obras de construcción. Algo que le gusta y disfruta.

Tróchez aseguró que ella tiene su admiración y respeto. «Hace años trabajé como 4 meses en la obra y eso es duro es bastante matado y cansado y es por eso que hoy hago esta publicación, ya que es digno que sea compartida», agregó.

La aguerrida mujer expresó: «A veces las personas y compañeros me preguntan cómo puedo trabajar con las uñas largas. Yo solo les respondo: ‘Antes muerta que ¡sencilla!'».

Además le comentó a Julio Tróchez que las uñas se las hace una hondureña y se las elabora de manera que resistan a su trabajo.

Cuidando a personas mayores

Los fines de semana esta hondureña labora cuidando abuelitos y confiesa que a ellos los quiere mucho, pues los cuida, les da cariño y los trata con mucho amor y respeto. Esto se vuelve una especie de «contraste», ya que su trabajo durante la semana se podría catalogar como «rudo».

Pero Sibyl disfruta mucho sus dos empleos y profesiones, ya que se sacrifica por sus 3 hijos que viven en Honduras. Los cuales son su motor de vida y el principal impulso para seguir luchando día a día.

La catracha expresó que para quienes han trabajado en la obra saben que como dirían en Honduras: «No es comida de trompudo». Ya que este trabajo es de los más duros y difíciles que hay en el mundo, se sufre en verano, el calor, y en invierno, el frío.

Lea también – SALUD| Olores corporales que no debes ignorar: ¿qué te indican?

Mujeres trabajando en Europa

A lo largo de los años, muchas mujeres hondureñas han optado por viajar a España o países europeos con la finalidad de tener una mejor calidad de vida. Los empleos en ese continente varían, desde niñeras, cuidadoras de animales o acompañantes de ancianos.

Las historias de esmero, lucha y superación son muchas, demostrando la capacidad de las mujeres catrachas. Esta historia es una evidencia clave del querer y poder.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn