En Honduras solo se podrá observar un eclipse lunar en este año

El fenómeno será un eclipse lunar, parcial para Honduras, y se podrá apreciar el 31 de enero a las 5:48 de la mañana.

0
1190
eclipse lunar
El fenómeno será un eclipse lunar, parcial para Honduras, y se podrá apreciar el 31 de enero a las 5:48 de la mañana.

Tegucigalpa, honduras- Según astrofísicos de la Facultad de Ciencias Espaciales (FACES) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) de los cinco eclipses para el año 2018, solo el primero será parcialmente visible en el país.

El fenómeno será un eclipse lunar, parcial para Honduras, y se podrá apreciar el 31 de enero a las 5:48 de la mañana. Esto, sobre el horizonte cuando pase de la fase penumbra a umbra.

Como esto sucederá al amanecer, el fenómeno será visible durante una media hora antes de que la luna se ponga, según Roberto Schongarth, catedrático astrofísico de FACES.

Además, el académico informó que durante este año en el mundo se registrarán dos eclipses de luna. También, tres eclipses de sol que son parciales.

En el caso de los eclipses de luna, el primero de ellos será visible parcialmente en Centroamérica, México, Estados Unidos y Canadá. Pero, será total -luna de sangre- en Australia y en el este del continente asiático.

“Es de recordar que cuando se presenta un eclipse lunar es la alineación del sol, la tierra y la luna; donde la tierra proyecta una sombra sobre la luna”, detalló.

Asimismo, adelantó que en enero del próximo año se podrá apreciar un eclipse total. “A las 11:13 de la noche el 20 de enero del 2019, vamos a tener un eclipse total de luna. El fenómeno será visible desde las 9:00 de la noche en todo el territorio nacional”.

Lea: Docente del INTAE sobre acusaciones: “es una completa mentira”

Sobre el eclipse

Por otra parte, Marco Pineda, titular de la cátedra de Arqueoastronomía, comentó sobre el contexto cultura.

“Los grupos de humanos en el pasado les dedicaban una gran atención. Para ellos había una dependencia de los astros en sus vidas y en el quehacer diario”, dijo.

En el caso de nuestros antepasados como los mayas, lencas y tolupanes, representaba una desgracia que uno de los astros fuese cubierto por otro. Eso, porque se preguntaban que si esto pasaba con los astros, qué no podía pasar con ellos.