Honduras: por pretender a su hija, médico golpea y humilla a jovencito, según madre

1538
médico del San Felipe
Según la dama, su hijo llegó hasta Pinares del Uyuca la media noche del 1 de julio y en el lugar fue retenido antes de la golpiza.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Una madre hondureña imploró justicia para su hijo menor de edad supuestamente agredido días atrás por un médico del hospital San Felipe.

«Mi hijo necesita ayuda psicológica, sufrió tanto por ese psicópata», expresó la denunciante.

Después de iniciar una campaña, a través de las redes sociales para buscar justicia, Denia Ramírez, madre de Fernando José Maradiaga, de 16  años, repudió la «inoperancia» del sistema de justicia de Honduras. Esta vez a través de los medios de comunicación.

Durante una entrevista con el canal HCH, Ramírez identificó al agresor de su hijo como Jeffry Barahona. Del mismo modo, señaló como cómplices del ataque a Will Barahona y otra dama, cuyo nombre no reveló.

Según la denunciante, su hijo fue golpeado brutalmente el 1 de julio por el galeno, aparentemente, con un bate de béisbol. Su hijo se había puesto de acuerdo con la hija del médico para mirarse ese día. Cuando llegó a la casa, fue retenido por los tíos de su novia. Poco después llegó Barahona «quien inmediatamente al ingresar a la casa, sin decirle ni siquiera una palabra, procedió a agredirlo físicamente». Esto ocurrió en el sector de Pinares del Uyuca a eso de las 12:00 de la noche, según su madre.

Lea también: Empleados del Hospital San Felipe a asambleas informativas el lunes

La agresión 

Mientras describía lo ocurrido a su hijo, la denunciante aseguró que, además de la golpiza, al menor lo obligaron a desnudarse. «Le dijeron ‘quítate todo’. Se quitó la camisa, faja, pantalón, bóxer, calcetines y tenis. Quedó completamente desnudo», relató.

«No lo mató gracias a Dios, pero mi hijo está dañado no come, le duele la cabeza, vomita», lamentó la dama. Aseguró, además, que su hijo ahora pasa somnoliento y sedado por la medicina recetada.

Finalmente, después de la agresión, prosiguió contando que lo escoltaron, sin sus pertenencias hasta las afueras de la residencia. En el lugar lo esperaba un taxi, con el que fue trasladado hasta su casa.

¿Relación no consentida?

«Él (médico) seguirá abusando de otros niños. A mi hijo le hizo eso, pero a otro lo puede matar», advirtió Ramírez, después de mencionar que ya realizó varias gestiones. Según la dama con toda la evidencia presentada, las autoridades ya tuvieron que actuar.

Según la acongojada progenitora, si el «agresor» se oponía a que su hija tuviera una relación sentimental con su hijo, todo se hubiera arreglado conversando. No obstante, en lugar de palabras, al menor lo agredieron física y psicológicamente.

En ese sentido, pronosticó que seguirá ejerciendo presión hasta ver que la justicia alcance al supuesto agresor.