Honduras: negocios estratégicos en manos extranjeras; ¿amenazan al país?

1282
Trasnacionales
Empresarios locales deben tener posibilidades de expansión, asegura economista Nelson Ávila.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Desigualdad en la inversión, es uno de los principales factores negativos de los que hablan econimistas tras el acaparamiento de empresas extranjeras sobre dos de los principales rubros del país: la industria cementera y energética.

Con dicho escenario, empresarios locales están quedando afuera de los citados sectores, contribuyendo con ello a que grandes transnacionales “roben” esas oportunidades de inversión y, por ende, se generen ciertos factores que alimentan el riesgo país.

Para el economista Nelson Ávila, mantener un coeficiente de ahorro interno que reste el endeudamiento y el respeto hacia el Estado de Derecho, contribuyen a que el riesgo país sea menor. Esto, sin tomar en cuenta elementos como la violencia y la pobreza, aclaró el experto.

Lea también: Tan solo en dos meses, deuda pública de Honduras aumenta 5,3 %, según fuentes oficiales

Anticultura monopólica

Según Ávila, cuando no se respeta la Constitución, se genera lo que expertos en economía conocen como “capital golondrina”. Esto produce la emigración de capital hacia donde hay mayor tasa de rentabilidad o seguridad. En consecuencia, “muchos gobiernos comienzan a utilizar estrategias incorrectas, como privilegiar la inversión extranjera por sobre la inversión nacional”.

Ese es el escenario que se presenta en Honduras, con el ingreso de transaccionales cementeras y energéticas al país. Estas impiden a empresas nacionales competir en el mercado; evitando con ello el crecimiento económico nacional.

A consecuencia de ciertos beneficios que se le otorgan al capital extranjero, “se excluyen las posibilidades de competitividad y crean condiciones de oligopolio». Por tanto, dan lugar a una anticultura monopólica. Esto se traduce al “aumento de precios, no así de la calidad. Y. en consecuencia, la sociedad es la que pierde”.

Exoneraciones fiscales especiales

Dichas empresas extranjeras gozan de ciertas garantías en relación al pago de impuestos durante un período de tiempo prudente.

Así lo destacó Nelson Ávila  quien condenó dicha acción asegurando que “eso no puede ni debe ocurrir”. Al tiempo que catalogó la situación como una «competencia desleal».

Tal y como ocurre “con en el tema del cemento, la industria general de la construcción, energía eléctrica, telecomunicaciones, red vial, servicios portuarios y transporte”.

Política de Estado

Es por ello, que como parte de una posible solución, Ávila propone establecer una verdadera política de Estado que permita la igualdad en todas las inversiones.

En ese sentido, se refirió a países más desarrollados, quienes tienen capacidad de generar consumo. Eso se logra a través de una clase media con poder adquisitivo y capacidad de ahorro.

«El gremio empresarial debe actuar»

Para el experto en economía, “los gremios empresariales deben actuar en función de la nación y solicitar que se establezcan políticas económicas que vayan acorde con su propia condición”. Reiteró, además, que “el trato de la inversión debe ser igualitario.  En otras palabras, hacer propuestas de política de Estado”.

Por otra parte, dejó entrever que si ambos rubros estuvieran en manos de inversionistas nacionales, las recientes y constantes alzas en productos en el sector cementero y energético no serían hacia la alza.

Tomando en cuenta que las ganancias no serían para un sector privilegiado, sino más bien en función del beneficio del empresario local y por ende, de la población en general.