mujeres adolescentes
Según el estudio una gran cantidad de mujeres adolescentes no trabajan y salen embarazadas a temprana edad

Tegucigalpa.- Más de 640.000 mujeres adolescentes ni estudian ni trabajan en Honduras. Y lo peor: 5.160 niñas de 10 años no asisten a las aulas de clases.

Estas preocupantes cifras las dio a conocer el Fondo de la Población de la Naciones Unidas (UNFPA). El informe lo presentó a periodistas el jueves pasado.

La representante del UNFPA en Honduras, Cecilia Maurente, detalló  las conclusiones del informe Estado de Población Mundial 2016.

El informe de la UNFPA se centró en las niñas de 10 años.

Este mismo, advierte que el 6 % (5.160) de las 86.000 niñas de 10 años en Honduras están fuera de la escuela.

Sobre el tema, dijo lo siguiente:

«El futuro que le espera a una niña que no tiene acceso a educación y salud realmente es un futuro en el cual los Objetivos de Desarrollo Sostenible, no solo de esas niñas, sino del mundo entero, no van a ser alcanzados».

El informe del UNFPA advierte sobre las consecuencias de no realizar una «inversión eficaz» en las niñas de 10 años.

Sino se invierte en estas menores se «Afectará significativamente al crecimiento económico el país», acotño Maurente.

“ Y, quizá, retrasar años, incluso generaciones, el progreso de los países», apuntó la representante del UNFPA.

Tema relacionado: Honduras: La violencia y el sicariato toma rostro de mujer

Por ello, Maurente afirmó que las políticas públicas deber estar encaminadas a proporcionar más inversión en ellas.

Por este mismo lado, también dijo que las niñas están en una edad que el organismo considera «decisiva». Esta consideración la sustentan en que las menores entran a la etapa de la pubertad.

Esta edad,  es en la que, en algunas regiones, comienzan a enfrentar situaciones que pueden condicionar el resto de su vida.

«Una de las cuestiones fundamentales que tienen los países como reto es invertir en la población joven”, reiteró.

Solo invirtiendo en esa población se podrá romper el círculo intergeneracional de la pobreza», subrayó.

Al respecto, también menciono que el 67 % de las mujeres adolescentes trabajan actualmente de manera informal en Honduras.

Esta situación prevalece debido a que «no se ha invertido en esas niñas», expresó Maurente.

Y, por «diferentes situaciones no han podido completar su educación», remarco.

Por otra parte, Maurente informo que  de los 60 millones de niñas de 10 años en el mundo,  5,3 millones están en América Latina y Caribe.

De esta cantidad anterior, 86.000 están en Honduras.

mujeres adolescentes
Jóvenes mujeres son propensas a quedar embarazadas en Honduras a temprana edad

Embarazos en menores:

Mediante declaraciones, el oficial del Programa en Población y Desarrollo del UNFPA, Marcos Carías, señaló lo siguiente:

«Una de cada cuatro mujeres  adolescentes entre los 14 y 19 años en Honduras, ha estado embarazada al menos una vez».

Asimismo,  siete de cada diez mujeres adolescentes son víctimas de violencia de género.

Por esta razón, alertó además que 800.000 jóvenes no estudian ni trabajan en Honduras.

Según el dato anterior, especialmente en el área rural, el 80 % (640.000) son mujeres.

El especialista del UNFPA dijo que la mayoría de las mujeres «ninis», como se denomina a este grupo, enfrentan muchas barreras. Una de ellas es que no tienen acceso a la educación.

También no son inscritas en las escuelas para que ayuden en el hogar y sufren discriminación por género, entre otras.

Mujeres adolescentes y la inversión

Enfatizó que si no mejora la situación por la que atraviesan las jóvenes en Honduras «no saldrán de la pobreza».

Por este motivo, instó al Estado a «invertir» en la protección y superar los desafíos que éstas enfrentan.

El reporte hace un comparativo entre cómo sería el camino de estas niñas en dos escenarios:

  • El primero señala lo que pasaría si se reforzara la inversión en educación y acceso a la salud.
  • El segundo refleja qué ocurriría con la carencia de este tipo de ayudas.

Con un escenario de inversión, el UNFPA estima que, a lo largo de los próximos 15 años, estas niñas estarán «sanas y empoderadas».De esta manera,  serán «productivas económicamente».

Esto contribuirá de alguna manera a los Objetivos de Desarrollo Sostenible -la Agenda 2030- como la eliminación de la pobreza.

No obstante, en un escenario sin inversión, las niñas no terminarán la escuela secundaria. Por consiguiente tendrán menos oportunidades de acceder a espacios seguros.