Honduras: Líderes evangélicos piden aplicar el peso de la ley a pastores violadores

832
pastores violadores
Líderes evangélicos de Honduras, coinciden en que se debe de aplicar el peso de la ley a los pastores violadores.

TEGUCIGALPA. A criterio de diferentes líderes de la iglesia evangélica en Honduras, las autoridades judiciales deben de aplicar el peso de la ley a los pastores que recientemente han sido señalados por el supuesto delito de violación.

Cabe mencionar, que en las últimas semanas los entes policiales capturaron a varios ciudadanos por suponerlos responsables del delito de violación especial.

El caso más reciente se registró el pasado jueves 20 de julios del 2017. Esto, cuando las autoridades anunciaron la detención de Alfredo Castellanos Zamora (44).

Castellanos Zamora, un supuesto “predicador de la palabra de Dios” acusado de actos de lujuria en perjuicio de una menor de 16 años. Misma acusación que horas después fue desestimada. Solo 24 horas después de la detención antes mencionada, se detuvo a otro pastor por el mismo delito.

Lea también:  Capturan a pastor evangélico por el delito de violación

El detenido fue identificado como Carlos Nelson Baiden Mendoza, quien ultrajaba sexualmente a una niña de 13 años. Acción que según los investigadores se realizó por tres años consecutivos.

En ese sentido, el vicepresidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH), Oswaldo Canales, recomendó a los entes encargados de impartir justicia, realizar de manera efectiva las indagaciones del caso.

Oswaldo Canales, pastor del Centro Evangélico Cuadrangular.

“Yo creo que lo primero que hay que investigar es si la gente que está acusada son pastores o no. Porque muchas veces son miembros reconocidos de la iglesia y se presentan como tales”, dijo Canales a Diario Tiempo Digital.

Apuntó que si una persona es encontrada en una situación de esas o comete ese delito; tiene que acudir a la justicia y pagar por el error que esté cometiendo.

Dejó claro que es necesario reconocer que nadie está “vacunado” o exento de equivocarse.

“Este es un acto contra la ética y el llamado en el cual la gente tiene que acudir a la fuente judicial; y, recibir el castigo oportuno”, comentó el líder de evangélico. Acotó que en ocasiones las autoridades encargadas de impartir justicia se han equivocado en algunos casos.

Vea:  Capturan a pastor evangélico por supuestos actos de lujuria

“A veces miramos que los entes se equivocan. Por ejemplo, con el pastor de Choloma, lo capturaron y lo presentaron a la sociedad como un violador. Además, le pusieron cosas –drogas- al momento de su captura”, fustigó Canales.

Finalmente, mencionó que vivimos en mucha especulación y en vez de fomentar el acercamiento a Dios, creamos el alejamiento de la congregación.

“Somos diez mil pastores, dentro los cuales hay un tipo de oveja negra de las cuales no las vamos a encubrir”, concluyó el pastor.

“Los que cometen ese delito, no pueden llamarse pastores”: David del Cid

David del Cid García, pastor de la Iglesia Cristiana Ágape.

Por su parte, el pastor de la Iglesia Cristiana Ágape, David del Cid García, expresó a Diario Tiempo Digital, que las personas que cometen ese tipo de delitos no pueden llamarse pastores.

“Si una persona que se identifica como pastor evangélico y está involucrado en ese delito de ese tipo; en primer lugar, esa persona no pude ser conocida como pastor, sino como un depredador sexual y un delincuente”, aseveró.

Al mismo tiempo, sostuvo que si a un “predicador de la palabra” se le imputa este delito; se le debe de aplicar todo el peso de la ley.

Podría interesarle:  Envían a la cárcel a supuesto pastor violador en Lempira

También, añadió que se les debe de expulsar de todo servicio dirigido a la comunidad evangélica.

“Si estas personas pertenecen a iglesias que tiene su personería jurídica y reconocimiento dentro de la sociedad; debe de aplicárseles lo que la ley compete.  se les debe de expulsar, obviamente de esa iglesia y no puede seguir ejerciendo la predica”, enfatizó del Cid García.

Para finalizar, subrayó que no se puede tratar con este tipo de personas, ya que “es poner en riesgo de delincuentes; y, depredadores a las personas que cree que estos individuos están cumpliendo una función cristiana”. Fustigó que el gobierno se ha dedicado a facilitar que las iglesias la participen en temas relacionados con la política.