Honduras: Iota, un fenómeno que se parece cada vez más al huracán Mitch

701
Iota y MItch
El huracán Mitch, alcanzó la categoría cinco, mismo comportamiento presenta Iota, cuando este lunes pasó de categoría 4 a 5.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Un escenario desalentador prevén expertos, con la llegada del huracán Iota a Honduras, y es que madrugada de hoy, el fenómeno natural alcanzó la categoría 5, misma fuerza que tenía el huracán Mitch, cuando azotó a Honduras en el año 1998.

Dicha similitud ha llamado la atención de la población hondureña, quienes temen que, tras 21 años del paso del Mitch, se repita la historia en el país, y es que las predicciones catastróficas son inminentes y el huracán Iota se acerca con mayor fuerza al territorio nacional.

Fue en la última semana de octubre y en la primera de noviembre de 1998 que los hondureños enfrentaron a uno de los desastres naturales más devastadores de los últimos cincuenta años.

El Mitch dejó alrededor de 6 mil  muertos, pérdidas económicas por más de 4 mil millones de dólares, más de un millón de damnificados y un significativo número de personas desaparecidas.

Lea también: Hondura | Iota ya es huracán categoría 5 y hay alerta para toda la costa norte 

Trayectoria del Mitch

Con vientos de más de 250 kilómetros por hora por el Caribe centroamericano, el Mitch se estacionó un 28 de octubre sobre la isla Guanaja. Después de un día sobre esa isla,  el fenómeno avanzó hacia la costa caribeña de Honduras.

Y, al entrar a tierra firme se degradó a tormenta tropical, siempre con fuertes lluvias, y se creyó que saldría por el sur en el Pacífico. Sin embargo, eso no sucedió, sino que la tormenta continuó por la región sur y occidental, fronteriza con El Salvador y se internó en Guatemala, dejando también muchos daños en esos dos países centroamericanos.

Daños

«No hubo punto o rincón que no tocase el huracán», fueron las declaraciones a un medio local del entonces presidente de Honduras.

Del huracán Mitch todavía hay huellas en Honduras, como un pedazo de pared que asoma de la fachada de lo que fue la iglesia del pueblo de Morolica, que quedó sepultado bajo escombros por la descomunal crecida del río que lo cruzaba en el sureño departamento de Choluteca.

En Santa Rosa de Aguán, departamento de Colón, el fenómeno provocó que un río partiera su suelo y, al bajar las aguas, su gente se enteró que había surgido una isla que no tenían.

En Pespire, Choluteca, una buena parte del cementerio fue arrastrada, lo que dejó a muchos de sus habitantes sin las tumbas de sus seres queridos fallecidos.

Mientras que, la capital hondureña quedó paralizada por los destrozos y con un gran dique en el centro causado por un derrumbe que cortó el paso del río Choluteca que divide a Tegucigalpa con su ciudad gemela de Comayagüela, a la que no se podía cruzar.

Honduras quedó incomunicada por vía terrestre, con casi todos sus principales carreteras destruidas, y sus montañas, de las que en muchas ya había desforestación, heridas por la descomunal cantidad de agua que bajó de ellas en dos semanas.

A la fecha, aún hay secuelas del paso del Mitch sobre el país, tanto así, que Honduras es considerado como territorio vulnerable ante la llegada de cualquier otro fenómeno natural, según reveló un estudio del Conservatorio Territorial de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Honduras no podría tolerar un fenómeno más, con igual o mayor magnitud que el Mitch. Por lo que el grado de vulnerabilidad aumentó de tres a cuatro veces ante un desastre natural, explicaron los expertos a cargo del estudio.

Eta y su paso por Honduras

Lo anterior se comprobó tras la reciente llegada de la depresión tropical Eta al territorio nacional, que ya dejó los siguientes daños:

  • Más de 60 personas muertas
  • 573 mil familias afectadas
  • 22 mil viviendas afectadas
  • 172 carreteras en mal estado
  • 13 centros educativos dañados
  • 23 puentes destruidos
  • y un total de 2.9 millones de hondureños afectados.

Eta, previo a su ingreso a territorio nacional, era un potente huracán categoría 4, sin embargo, este se degradó a tormenta tropical cuando ingresó al vecino país Nicaragua, en menos de 24 horas, perdió fuerza y pasó a ser depresión tropical. El miércoles 4 de noviembre, se desplazó a suelo catracho a una velocidad de 14 km/h.

Iota amenaza a Honduras

Una semana más tarde del paso de Eta por Honduras, un nuevo fenómeno, que amenaza con dejar daños igual o mayores que los que ocasionó el Mitch hace más de 20 años, está por ingresar al territorio nacional.

En esta ocasión, las autoridades emitieron alerta roja temprana a nivel nacional, y solicitaron la evacuación voluntaria de pobladores que residen en zonas de alto riesgo.

Es oportuno mencionar que aún hay damnificados por Eta; y hay familias que aún no han retornado a sus viviendas que quedaron completamente bajo el agua por las fuertes lluvias que ocasionó Eta.

Por todo lo antes expuesto, expertos avizoran una catástrofe de gran magnitud en Honduras. La vulnerabilidad con la que quedó el país por el Mitch y los recientes daños que dejó Eta, dan lugar a un hecho sin precedentes sobre el territorio nacional.

Iota se mueve con vientos sostenidos de 260 km/h y ya alcanzó la máxima categoría en la escala Saffir-Simpson.

El citado huracán está ubicado a 205 km al sureste del Cabo de Gracias a Dios. Se espera ingrese a suelo nicaragüense hoy en la noche, y para mañana, martes, estaría entrando a territorio hondureño.