24.6 C
San Pedro Sula
jueves, febrero 2, 2023

Honduras: familia lo perdió todo, pero revive el entusiasmo con arbolito navideño

Debes leer

HONDURAS. La devastación de los fenómenos tropicales Eta e Iota dejó a la familia Rugama sin su casa, pero no sin un hogar. ¿Contradicción? No, pues, en pleno 25 de diciembre, encuentran la paz y el ambiente navideño sin importar dónde están.

Donde solían vivir quedó reducido a escombros y lodo. Ahora, a la orilla de una carretera en la zona norte del país, han improvisado un refugio entre plásticos y pedazos de madera; allí están desde hace más de un mes.

La pequeña Lixi Rugama es quien tuvo una idea que traería armonía y felicidad pese a la adversidad. Dijo que debían preparar el arbolito navideño pese a todas las carencias que aquejan actualmente. Así lo hicieron.

“A pesar de que perdimos todo, estoy alegre porque tenemos el pino (árbol navideño) y alegra también a los más pequeños”, expresó ante el canal Telemundo.

Perseverancia que valió la pena

Su madre, Fátima, contó al mismo medio que a su niña se le ocurrió hace varios días poner el árbol. Narró que Lixi le dijo en varias ocasiones que traería el árbol; ella le respondía que no, porque estaba sucio y esta no era una verdadera Navidad.

Empero, la insistencia de Lixi rindió frutos. Su mamá la llevó a lo que quedó de su antigua casa y ahí, entre las ruinas, rescataron el árbol. El mismo ya ni parecía lo que es, pero, tras un aseo con dedicación, ahora luce radiante y renueva el optimismo de los Rugama.

César, cónyuge de Fátima, expresó que, en estos tiempos difíciles, la gente solo ve lo que perdió, pero no lo que puede venir más adelante. “Me siento feliz de estar aquí“, acotó.

Un cambio de ánimos

No solo el pequeño núcleo está contento con el arbolito. Los vecinos de la familia Rugama, quienes también perdieron todo, agradecen que una acción que podría parecer minúscula mantiene vivo el espíritu alegre entre los damnificados.

“Solo perdimos lo material, pero a Dios no lo hemos perdido, lo tenemos en el corazón. La niña nos ha dado la alegría“, expresó María Cristina, una de las vecinas.

Los Rugama hasta se las han ingeniado para pasarle energía a los foquitos del árbol y permitir que ilumine. Lo más importante es que reconvirtieron un pequeño espacio en un hogar; el anhelo de la más pequeña hizo brillar mucho más que solo un arbolito.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Última Hora

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido