Miedo embarga a Chamelecón: Se enciende la alarma por ser el lugar donde hay más desaparecidos

569

SAN PEDRO SULA- Óscar Fernando Yánez Ruiz (14) fue raptado por dos individuos el 27 de julio de este año, cuando iba a dejar dos niños a la escuela mixta en el barrio Santa Martha, y desde entonces su madre, Wendy Aracely, lo ha buscado todos los días, sin éxito.

Esta es la angustia que viven muchos hondureños que tienen a sus seres queridos desaparecidos. La oficina de Delitos Varios, dependencia de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) atiende al menos unas 15 denuncias al mes por personas desaparecidas. Sin embargo, existe un subregistro de quienes se desaparecen y los familiares los buscan por cuenta propia, o simplemente no los buscan.

En los primeros ocho meses de 2015 se contabilizan 113 denuncias, solo en San Pedro Sula, de las cuales tan solo 3 se han resuelto favorablemente al encontrar a los desaparecidos.

Según las estadísticas, el sector sur (Chamelecón) de San Pedro es donde más personas desaparecidas reportan, con 34 casos en este 2015. A este le siguen el sector norte (Lomas del Carmen y la Santa Martha) con 23 desaparecidos; además de Cofradía que reporta 12 casos.

Del total de estos desaparecidos, el 60 por ciento son mujeres.  Los casos han incrementado notablemente desde 2014, cuando se reportaron 150 desaparecidos en la oficina de Delitos Varios.

La alarma se ha encendido en la DNIC ya que la unidad de Delitos Varios cuenta con 7 investigadores y solo un carro para realizar labores de investigación, además de que no cuentan con la cooperación para encontrar pistas de forma científica.

Claudia Merary Toro Fajardo, jefe de la unidad de Delitos Varios, informó a Diario TIEMPO que no se dan abasto, porque además de recibir e investigar casos por desaparecimiento, también atienden unos 15 diferentes tipos de denuncias adicionales.

“La mayoría de denuncias que recibimos son de 13 a 17 años del sexo femenino. Para nosotros es difícil investigar estos casos, por la poca colaboración en la población” explicó Claudia.

Sin embargo, las investigaciones de los desaparecidos pueden tardar muchos meses. En su mayoría las personas denunciadas como extraviadas, aparecen y las personas retiran las denuncias.

EN LA MORGUE
Otro de los lugares donde los familiares suelen buscar a sus seres queridos es Medicina Forense, con la esperanza de no encontrarlos allí.

Este es el caso de la madre de Estefany Graciela Ríos Lagos. Ella está segura que el cadáver de la adolescente de 14 años está en Medicina Forense pero serán las pruebas científicas las que confirmarán ese extremo.

Estefany salió de su casa, en la colonia Ebenezer de Chamelecón, la tarde del viernes 3 de julio, con rumbo a los juegos mecánicos. Conocidos de la jovencita dijeron haberla visto disfrutando por unas horas. A eso de las 6:30 de la tarde se dirigió a la orilla del bulevar del sur a esperar un bus que la trasladara a Chamelecón, y allí desapareció sin dejar rastro.

“Hemos vivido un mes completo de angustia, sin saber absolutamente nada de ella. Mi hermana está devastada y en su desesperación hasta ha intentado quitarse la vida”, expresó una tía de la menor.

Según Vladimir Núñez, Coordinador  regional de Medicina Forense en el  2014, 700 cadáveres fueron ingresados como desconocidos procedentes de la región noroccidental, de los cuales el 80 por ciento fueron identificados. Cabe mencionar que de esta cantidad existe un porcentaje no precisado de personas reportadas como desaparecidas.

260 desaparecidos han sido reportados en la unidad de Delitos Varios en los últimos 20 meses.
En el 2014 la morgue registro 700 cadáveres reportados como desconocidos (dudosa identidad).

La coordinadora de Delitos Varios, Claudia Merary Toro Fajardo,  explicó a Diario TIEMPO las posibles causas de desaparecimiento de las personas en San Pedro Sula. Una de las primeras tiene que ver con los jóvenes  que se van a hacer vida marital sin avisar a sus parientes. Según Claudia Toro, estos casos se cierran cuando las personas reportan el aparecimiento de los ofendidos.

En segundo lugar, están las personas que emigran hacia los Estados Unidos y tampoco avisan a los familiares sobre su decisión. También mencionan los investigadores que hay casos como el de personas que conocen a extranjeros por redes sociales y se escapan de casa hasta por 4 días.