SAN PEDRO SULA. Por lo menos 562 semanas, o sea, 10.9 años, pasarán hasta que Honduras pueda inmunizar a su población contra el COVID-19, según el contador de la Fundación Avina, una organización que promueve el desarrollo sostenible y la defensa de las democracias en Latinoamérica.

Avina puso en marcha un contador que sigue el proceso de inmunización global y muestra que, por ejemplo, mientras que en países como Chile solo faltarían 10 semanas para acabar de vacunar a toda su población, otras naciones, como Venezuela, están a más de 1.200. Honduras está en cuarto lugar de los peor ubicados.

Gabriel Baracatt, director ejecutivo de Avina, dijo “Nuestra región tiene el 8 % de la población mundial y el 30% de los fallecidos por COVID-19. A la población de un país le dicen que han llegado 200.000 vacunas y su presidente las recibe en el aeropuerto con todos los honores, pero miras la escala y no son nada en términos de la necesidad real, porque basta con mirar el contador de datos para darse cuenta de que a lo mejor a ese país todavía le faltarían 150 semanas para lograr la vacunación completa”.

Datos que preocupan

Y es que el contador de Avina ofrece datos que vistos en perspectiva producen cierta angustia. Con corte a mediados de abril, teniendo en cuenta que un año son 52 semanas, la tabla indica que a Chile solo le faltarían 10 semanas para acabar de vacunar a toda su población.

Le siguen Uruguay, con 11 semanas; República Dominicana, con 36; Brasil, 38; Argentina, 50; México, 53; Costa Rica, 72; y Surinam, 77. A Colombia y Panamá les faltan 85 semanas a cada uno. La población vacunada en este grupo de países estaría actualmente entre el 5% y el 10%.

La situación del resto de naciones de la región es más dramática, porque todos necesitarían más de un centenar de semanas para vacunar completamente a su población, empezando por El Salvador, con 124; Bolivia, con 156; o Ecuador, con 193. Los peores parados serían Honduras, con 569 semanas; Guatemala, con 815; Paraguay, con 869 y Venezuela, con 1.219 semanas.

Es decir, de seguir el ritmo actual de vacunación y de distribución de vacunas, este país tardaría 23 años en inmunizar a su población. Ninguno ha podido vacunar ni siquiera al 1 % de sus ciudadanos. Su situación es comparable a la que sufren países como Kenia o Pakistán.

Este es el panorama para América Latina reflejado en este contador, que combina los datos que registran diariamente la página Our World in Data, de la Universidad de Oxford, y la Universidad Johns Hopkins.

Las cifras muestran cómo países como las Seychelles, Estados Unidos, Reino Unido o Israel tendrán a la totalidad de su población vacunada en tres o cuatro meses mientras que en los últimos de la fila aparecen países como Vietnam o Siria, que tardarían 288 y 673 años respectivamente al ritmo actual.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0.