HOMILÍA: «Vemos escenas dolorosas; el mundo está deshumanizado»

253
Homilía
El cardenal manifestó que todo pierde sentido si no se tiene a Jesús.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez señaló este domingo durante la Homilía que, «Es triste que después de la resurrección del señor Jesús, haya tantos que dicen llamarse cristianos y que son testarudos, de cabeza dura», dijo el cardenal. 

En ese sentido, agregó que hay muchos hondureños que aún no entienden que la crisis del Covid-19 no es una broma, pues, «Si va subiendo el número de los que fallecen, es un mensaje de que no debemos ser de cabeza dura, ni testarudos». 

Asimismo, el máximo líder de la Iglesia Católica de Honduras, insistió en que se deben de seguir las indicaciones que han dado lo médicos para el número de muertos no aumente.

«Esos lugares oscuros de las cabezas duras quieren ser iluminados a través de la luz del Espíritu Santo», manifestó 

Lea también: Homilía: A los políticos parece que se les ha olvidado el bien común

Cardenal: «El sentido de la vida es Dios»

Por otra parte, el cardenal se hizo la siguiente interrogante ¿Cuál es la esperanza de una humanidad sin Dios?, a lo que respondió: la deshumanización. 

«Y como hay deshumanización en el mundo, vemos esas escenas dolorosas de una persona que fallece por la deshumanización de aquellos que estaban llamados a proteger la vida y no a quitarla», añadió el cardenal. 

Además, el cardenal manifestó que todo pierde sentido si no se tiene a Jesús, y que la vida solamente puede convertirse en un suceder de hechos sin sentido. 

«El Evangelio de hoy nos recuerda que el sentido de la vida está en Dios, está en Jesús. Jesús es el rostro del amor y de la ternura de Dios manifestado a nosotros», enseñó.

En torno a lo anterior, el cardenal manifestó que Dios envió a Su hijo al mundo, no para condenarlo, sino, para que este viva por Él.

«El señor Jesús que se nos presentó en Nazaret es un Dios que no juzga, que no condena, que no amenaza. Es un Dios que es amor y vida, el amor del señor manifestado en Jesús», cerró el cardenal.