Homilía: No sean irresponsables; protéjanse del Covid-19

555
Eucaristía
Arzobispo de Tegucigalpa, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En la Homilía Dominical, el arzobispo de Tegucigalpa, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, compartió el mensaje de Jesucristo, sobre asumir sus actitudes para lograr la vida definitiva en tiempo de Eucaristía.

Al compartir la palabra desde la Basílica de Suyapa, el cardenal dijo que existe una relación íntima con Él. Su carne equivale a asimilarse a Él. El humano debe evitar el egoísmo, la violencia, la intolerancia y la indiferencia.

«Necesitamos tomar conciencia de que comulgar la sangre de Jesús nos lleva a todo un proyecto de vida, a ser generosos, llenos de amor, pacientes, comprensivos, misericordiosos y comprometidos como Jesús quien llegó para dar la vida al mundo», dijo el cardenal Rodríguez.

El evangelio de hoy retiene las palabras de Jesús, resaltó el cardenal. Comer del hombre y no beber su sangre no da vida en ustedes, ciertamente en la Eucaristía nos damos cuenta de qué significa la verdadera vida, una que sacia nuestro deseo más profundo.

En primer lugar, la vida eterna no se refiere a la vida después de la muerte, dijo Rodríguez, sino que designa una nueva calidad de vida, la cual podemos experimentar desde aquí y ahora.

«Es  una vida que va más allá de nosotros mismos, nos sobrepasa. A partir de esta experiencia personal de vida, podemos verificar que nuestra vida es más bella, más libre, más gozosa y llena de sentido», compartió.

Lea también: HOMILÍA: «Vemos escenas dolorosas; el mundo está deshumanizado»

Eucaristía es vida en Jesús

Para que tengamos vida en Jesús, Él nos dejó la Eucaristía, la que nos impulsa a entregar nuestra vida, porque esta es la formación del mundo, quien participa se debe convertir en fermento de solidaridad. Por lo cual, debemos acercarnos a quien sufre «Aún más en esta etapa de coronavirus».

«También, protestar contra la injusticia, irradiar el amor misericordioso, solidario, irradiar el amor compasivo de Jesús en nuestra sociedad. Si partimos el pan de la Eucaristía es para que todos podamos compartir y repartir nuestra vida. La Eucaristía es una protesta profética contra el hambre en el mundo», señaló.

«La entrega de alimentos no es solo un acto de solidaridad social, es un acto de fe, y estamos cumpliendo los que nos deja el señor, una propuesta profética», agregó.

Sobre el Covid-19 en Honduras

Por otro lado, sobre la situación actual del país, manifestó que los barrios y colonias siguen registrando más casos de COVID-19 porque las personas aún se niegan a acatar las medidas de seguridad.

«Algunos dicen que por qué cierran los templos y no nos permiten vivir la Eucaristía, la iglesia no cierra los templos, la cierra la irresponsabilidad de aquellos que nos les importa contagiarse y que terminarán contagiando a tantísimas otras personas», manifestó el cardenal.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre la #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo