Homilía – «Nada tiene el precio de una conciencia limpia»

232
conciencia
El cardenal explicó este domingo cuál es el tesoro más valioso para los cristianos y cómo obtenerlo. Además, qué es lo que nos separa de esa dádiva.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Sólo hay un tesoro que lleva al camino permanente de la alegría, recordó el cardenal Óscar Andrés Rodríguez en la homilía que ofició la mañana de este domingo.

Basó su discertación en las palabras del libro bíblico de Mateo, capítulo 13 y versículos 44-52. Es decir, se refirió a la enseñanza y reflexión que deja la Parábola del tesoro escondido y de la perla.

Al inicio, describió al «reino» como una fascinación a la que todos los seres humanos debemos buscar alcanzar. Acotó que su valor es de tal naturaleza que hasta induce a vender todo lo que se ha adquirido con tal de llegar a poseerlo.

Pero, ¿qué es el reino? Recordó palabras del papa Francisco, quien aseguró que no es un lugar, sino una persona, el hijo de Dios: Jesucristo.

Seguido, apuntó que en un pasaje bíblico se dice que el que encuentra un tesoro se llena de felicidad. Sin embargo, aclaró que a veces buscamos una «realización personal» a través de cosas materiales o afuera, cuando «resulta que el auténtico tesoro está en nuestro interior».

En virtud de ello, el arzobispo de Tegucigalpa comentó que la alegría verdadera es una característica plena de una persona que encontró a Jesús. «Es un encuentro personal y de amor que llena de gozo», enfatizó Rodríguez.

Describió que esa reunión con el primogénito de Dios es tan fuerte que, cuando experimentamos sus efectos, somos capaces de dejar todo atrás. O sea, podemos «vender todo lo que tenemos» con el propósito de liberarnos de todo aquello que nos impide vivir plenamente.

Mediante una analogía con base en las sagradas escrituras, dijo que el Reino de los Cielos es semejante a un mercader de piedras finas. «Es decir, no se trata de un comerciante cualquiera, sino uno que sabe el valor de las cosas. Uno que busca lo mejor, lo que merece la pena encontrar», explicó el cardenal.

Lea también: Homilía: «No debemos cruzarnos de brazos ante la injusticia»

Búsqueda de «la perla»

Asimismo, el discursante hizo remembranza de vivencias históricas. Sacó a colación que, en la antigüedad, las perlas eran un artículo muy codiciado. Hasta los busos que nadaban en las aguas profundas del Mar Rojo, el Golfo Pérsico y Océano Índico.

Afirmó que el reino divino es «la perla de gran valor» y por tanto nadie puede dispensarse de buscarla sin cesar, ya que es un deseo inherente del ser humano.

Por tanto, aseguró que todo aquello de nuestro anhelo se reduce a un valor insignificante frente a lo relacionado a Dios; «todo palidece ante el brillo de lo encontrado», remarcó.

«Hoy día, el mundo anda muy escaso de alegría. Se buscan muchas formas de diversión, la risa estridente más bien denota un vacío interior y una desesperanza. Sólo Jesús trae la verdadera alegría», amplió.

¿Cómo encontrar el reino? 

El líder religioso también se refirió a cómo un cristiano o una persona particular puede emprender una búsqueda para hallar a Jesús.

«Lo encontramos en su palabra, en la comunidad, en el pan de vida; igualmente en el pobre, el necesitado y en las hermanas y hermanos; todos estos son caminos de encuentro con él», detalló.

Pero, también dijo que hay grandes dificultades que pueden interponerse en la búsqueda del mesías. Inició listando al dinero, ya que opinó que, aunque la gente piensa que los hará más felices, al final sólo queda un gran vacío en el corazón.

A renglón seguido, enumeró también los «tesoros engañosos» o «perlas fáciles o falsas» que son la búsqueda incesante de poder, el consumismo desenfrenado y el éxito social aparente.

Por tanto, instó a la cristianos a no perder su tiempo acumulando cosas que «ahí se quedan». También dijo que pierden valioso tiempo aquellos que se dedican al crimen, extorsión, muerte, tráfico de estupefacientes y personas.

«Nada tiene el precio de una conciencia limpia y en paz. Se podrán comprar cosas y defraudar y acumular riquezas mal habidas, pero tarde o temprano ahí está la conciencia», sentenció.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo