Homilía: «Lo peor de la crisis actual es la falta de esperanza», dice cardenal

285
rodríguez
Imagen de referencia.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En la Homilía dominical de este 24 de mayo, el cardenal Óscar Andrés Rodríguez dijo a los feligreses que «Jesús resucitado está con nosotros», como una presencia que nos acompaña, ni etérea ni virtual.

«Hemos olvidado algo, que necesitamos urgentemente recordar, para no caer en el derrotismo. Jesús es una presencia que nos acompaña en el camino de la vida de manera permanente», dijo el líder de la Iglesia Católica.

El arzobispo de Tegucigalpa, manifestó: «Necesitamos recordar esto, no nos ha dejado solos, está con nosotros. El evangelio ha dado todo poder, en el Cielo y en la Tierra. Jesús resucitado tiene todo poder”.

“Hay ídolos que conducen a la injusticia, esclavitud y muerte”, mientras que Dios es el creador de la vida, esa es la buena noticia para todos, el evangelio de Dios, de la vida. El propósito de ir y hacer discípulos tiene una consecuencia, donde hay que guardar todo lo enseñado, agregó.

“Sensible, sentimental y afectivo, trata de una coherencia en la vida, sino soy discípulo de vivir como discípulo, simplemente ostentar de un título de hijo de Dios. Enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado”, manifestó Rodríguez.

Guardar los mandamientos no significa guardarlos bajo llave, sino de llevarlos a la práctica, vivirlos. El mandato es vivir en el amor. “Un mandamiento nuevo les dejo, el mandamiento del Amor, que nos amemos los unos a los otros, como él nos ama”, agregó.

Lea también: Homilía: «El que quiere vivir de verdad, elige amar»

Rodríguez: “La crisis actual es la falta de esperanza”

Por otro lado, Rodríguez señaló que seguir a Jesús es depositar una confianza ilimitada, estar abiertos a su amor, e identificarnos con él en la importante misión de anunciar la vida.

Hoy se celebra la fiesta de ascensión del señor, Jesús subió al cielo, nos dice la Biblia, el resucitado fue glorificado. Los anhelos de justicia y paz son posibles y realizados en el resucitado.

“En el resucitado se han logrado las aspiraciones más profundas u nobles de nuestro corazón, por eso esta fiesta de la asunción es de esperanza, como lo escuchamos. El momento más sombrío de las crisis actual es la falta de esperanza”, manifestó el cardenal Rodríguez.