Iglesia Católica: «Nuestra vida debe responder siempre a la voluntad de Dios»

164
Iglesia Católica
Este día continuaron las actividades en celebración a la Virgen de Suyapa con una maratón

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Durante la homilía de este día, celebrada en la basílica menor «Nuestra señora de Suyapa», la recordó a la feligresía de la Iglesia Católica que es necesario realizar siempre la voluntad de Dios.

El rector de la basílica, Carlo Magno, aseveró que Dios hace el llamado. Sin embargo, la respuesta al mismo es personal.

«Queridos hermanos, hoy ustedes están llamados a caminar y a correr con la virgen de Suyapa no es una simple actividad, no es un simple ejercicio que eso sea también un preludio de nuestra vida espiritual. Dónde caminamos, dónde buscamos la voluntad de Dios y nos encaminamos a la casa del padre», señalo el padre Magno.

Además, durante la homilía se recordó a los católicos «la Eucaristía nos da la fuerza para caminar, la Eucaristía nos da el ánimo para correr en el camino de la vida y poder responder a Dios. Pero nuestra vida debe responder siempre a la voluntad de Dios».

Le también: Continúa celebración de la Virgen de Suyapa; cardenal pide vencer el odio

Conferencia Episcopal dice estar dolida por criminalidad que abate el Honduras

Dolida y preocupada se manifestó este jueves la Conferencia Episcopal de Honduras ante la alta violencia criminal que abate diariamente al país. Específicamente, por los crímenes con saña que se reportan contra las mujeres hondureñas.

A través de un comunicado, la Conferencia Episcopal estableció que le duelen los crímenes que cada día siguen dándose. Y que no son debidamente investigados por las autoridades judiciales.

En ese sentido, dicha organización religiosa señaló que el aumento de los feminicidios no sólo revela un problema de inseguridad. Sino, que también una cultura enferma de machismo. Y de una falta de educación sobre el respeto con que deben relacionarse los géneros que garantizan el futuro de la humanidad.

“Nuestras comunidades eclesiales han de ser escuela de ese respeto, no sólo desde los principios teóricos. Sino desde la práctica, en el ejercicio de la igualdad. Y de los derechos”, expresó en su documento la Conferencia Episcopal.