HOMILÍA: «Estamos distraídos de lo esencial de nuestra vida»

362
Homilía
La homilía fue impartida por el párroco Juan Carlos Martínez.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La Iglesia Católica mediante la Homilía de este domingo 1 de diciembre, recomendó velar y estar preparados «porque no sabemos el día que vendrá el hijo del hombre».

Por lo tanto, el párroco de la Catedral Metropolitana, Juan Carlos Martínez, dio lectura al mensaje enviado por el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez para iniciar este año nuevo litúrgico.

En ese sentido, Martínez empezó leyendo que «la incertidumbre de la hora no debe llevarnos a vivir angustiados sino atentos».

A su vez, recordó las palabras de santa Teresa de Ávila, que dejó como una especie de testamento espiritual. «Nada te turbe, nada te espante. Todo se pasa. Sólo Dios basta».

“Estos ejemplos no son una acusación sino una advertencia para no vivir distraídos, despistados, ausentes. A veces, estamos distraídos de lo esencial de nuestra vida y no sospechamos que la vida pueda vivirse de otra manera”, explicó durante la homilía.

Lea también: HOMILÍA: «En Honduras reina la muerte, el dolor y el sufrimiento»

Lo esencial de la vida

El párroco expresó en su mensaje escrito que “vivimos con frecuencia a merced de lo que nos apetece. Se nos escapa lo esencial de nuestra vida».

Martínez, agregó que «de esta cultura de la superficialidad sólo es posible liberarnos, reaccionando con coraje y aprendiendo a vivir de una manera más lúcida».

En palabras del Cardenal en alusión a San Pablo, incitó a los feligrese a despertar del dueño en el que están inmersos. Necesitamos atrevernos a vivir y a tener “el coraje de existir” en fidelidad a nuestra conciencia y en coherencia con lo esencial, sostuvo.

Asimismo, mencionó que los cristianos necesitan renovar la esperanza. «Vivimos en un mundo en que hay un oscurecimiento de la esperanza. Hay muchos hombres y mujeres que parecen desorientados, inseguros, sin esperanza, y muchos cristianos están sumidos en este estado de ánimo».

Por otra parte, Martínez finalizó el texto de la Homilía haciendo un cuestionamiento. “¿Acogeremos en este Adviento al Señor que viene a nosotros o será un Adviento más?”.