Homilía: ¿Dónde quedó el mandamiento «no matarás»?

292
NO MATARÁS
El mensaje de este domingo: NO MATARÁS.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El líder de la iglesia católica en Honduras, Óscar Andrés Rodríguez, en su mensaje de este domingo, manifestó a los feligreses que se pregunten en dónde quedó el mandamiento no matarás.

«Cada semana hay muertos y más muertos. ¿En dónde quedó el mandamiento no matarás? A todos aquellos que Dios les ha dado la gracia de estar cerca de él, tienen el deber de difundir la gracia, la bondad y el amor. No conquiste a las personas, solo comparta lo que tiene» dijo el cardenal.

Asimismo, lamentó que gran parte de los hondureños mantiene odio y rencor en sus corazones. Por lo que señaló que esta tierra de lágrimas, lleno de sufrimiento, dolor y penas.

El Cardenal Rodríguez subrayó que, a pesar de todo lo negativo que vive el ser humano, este no es el final y leyó Apocalipsis, donde habla de la esperanza que debe guardar todo creyente. «Dios enjugará tus lágrimas, ya no habrá más llanto, porque ya todo lo antiguo terminó».

Lea también: Quíntuple crimen en Intibucá: masacran a cinco personas dentro de una casa

La fe no es poesía, es una meta

«La palabra de Dios no es poesía, se trata de fe. Esto es lo que Dios nos enseña y es la mayor meta de nuestro camino», agregó Rodríguez.

Siguiendo con la exhortación a los feligreses, el sacerdote enfatizó, «Honduras parece estar dentro de problemas insolubles, ¿no será que lo que Dios quiere es cambiar el país? Yo creo que sí, pero no lo hará de una manera mágica. Lo hará cuando cada uno de nuestros corazones empiece a cambiar, sino hay espacio para cristo resucitado, entonces la fuerza de la transformación no puede desplegarse».

Asimismo, el párroco declaró que Dios respeta la libertad del humano. A la vez sostuvo que la fe no debe quedarse encerrada en lo puro del santo templo, sino que es nuestro deber llevar la palabra a las personas que están desorientadas.

«No conquiste, comparta lo que tiene»

Por lo anterior, el pontífice destacó, «nada se logrará con tanta confrontación y odio. Las personas cambian con Dios, si les abrimos las puertas del amor. Dios podrá hacer nueva toda nuestra Honduras. Él enjuagará tu tristeza. No habrá más muerte ni llanto.