HOMILÍA| «El que sufre no puede esperar»; no hay que ser indiferentes

102
HOMILÍA juicio final
El arzobispo, insistió que todos debemos esforzarnos en la reconstrucción del país, tras el paso de los fenómenos naturales que han dejado, crisis, dolor y luto en el país.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En la homilía de hoy, el cardenal Oscar Andrés Rodríguez, se refirió a la parábola del juicio universal y dijo que «no es una visión imaginada del fin del mundo, como podemos tener en nuestro imaginario religioso».

Además, agregó que «el texto del Evangelio enumera las necesidades más elementales: El hambre, la sed, la desnudez, la inmigración, la enfermedad, la cárcel y estas necesidades se repiten varias veces para que queden bien grabadas en la memoria. Lo que se subraya es que la medida con la que se valora una persona no es su condición social ni su talento, ni la importancia de su tarea, ni su prestigio profesional… El criterio con el que Dios valora nuestra vida es la práctica de un verdadero amor».

El máximo representante de la iglesia católica en Honduras, dijo que los dos huracanes son como las actualizaciones de «esta parábola».

«Ya lo decía yo el domingo pasado, cuanta generosidad de nuestro pueblo. 17 contenedores salieron de esta basílica hacia la costa norte«, agregó.  De igual forma, el cardenal mencionó que a varias de las personas que se encuentran en los albergues ya les han dicho que los abandonen, incluso, sabiendo que muchas de estas no tienen dónde ir.

Lea también: Parque de reserva: tras el paso de Iota, aves están bien; solo hay daños menores

Indiferencia

Ante ello, se preguntó ¿será que una casa se hace mágicamente? Dijo que todos tendremos que empeñarnos y que no se debe de esperar en organizaciones que se pierden en «tanta burocracia«.

«El que sufre no puede esperar», dijo Rodríguez. Mencionó que en varias ocasiones los papas les han dicho que los pobres no pueden esperar. «Esta parábola es para todos nosotros y no podemos ser contagiados con un virus peor que el COVID-19, el virus de la indiferencia», añadió.

Asimismo, citó que las Sagradas Escrituras hablan de «las necesidades más elementales del hombre, como el hambre, la sed, la desnudez, la inmigración, la enfermedad, la cárcel, estás necesidades se repiten varias veces y nos llama a ser solidarios con todos los que sufren, y se identifica con todos los pobres de la historia».


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace:https://bit.ly/tiempodigitalhn