HOMILÍA| «Cultura vacía de la sociedad deja un vacío en nuestros corazones»

258
Homilía cardenal cultura vacía
Durante la homilía, el cardenal lució una mascarilla color negro con la imagen de la Virgen de Suyapa.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En la homilía de este domingo, el cardenal Óscar Andrés Rodríguez, quien durante toda la celebración eucarística no se retiró la mascarilla, reprochó que «la cultura vacía de nuestra sociedad deja un gran vacío en nuestros corazones».

Al cardenal Rodríguez, durante toda la eucaristía lo acompañó en todo momento una mascarilla de color negro, con la imagen de la Virgen de Suyapa.

Durante su mensaje, el máximo líder de la iglesia católica de Honduras reconvino la cultura vacía de la sociedad que en muchos casos no deja escuchar a Jesús. En relación a lo anterior, el purpurado instó a preguntarse qué es lo que están escuchando y a qué voces obedecen sus impulsos.

Reflexionó que «también dentro de nosotros se pueden levantar gritos, ruidos, que quieren hacernos perder de vista nuestra dignidad y generan la división entre nosotros«.

De la misma forma, exhortó a cuestionar qué gritos están ejerciendo más presión en los hondureños y a pedir a Jesús deje escuchar su voz. Añadió que en Jesús está la fuerza que libera y que «estamos llamados a reconfortar a la gente, hombres y mujeres de hoy«.

Por último, el cardenal invitó a la oración y pidió a Jesús abrir un camino de paz y libertad para toda la raza humana.

Lea también: Honduras: pese a «buen invierno», hubo más de 1,000 incendios forestales en 2020

Mensaje 

Lectura del día tomada santo evangelio según san Marcos (1,21-28):

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad.

Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: «¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios

Jesús lo increpó: «Cállate y sal de él.»

El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos: «¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.» Su fama se extendió enseguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.


Nota para nuestros lectores:

🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0