TEGUCIGALPA: rinden homenaje póstumo en honor a sor María Rosa Leggol

141
Sor María Rosa
Nació un 21 de noviembre de 1926.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Este día, en horas de la mañana se informó el fallecimiento de sor María Rosa Leggol y tras la triste noticia, en la Basílica de Suyapa y en la «Casa Sor María Rosa», le rindieron homenaje póstumo y adolecen por la enorme pérdida.

Al lugar se apersonaron los hijos, feligreses, familiares y amistades, quienes entre lágrimas y dolor, cantaron mientras recibían el féretro. Cabe mencionar que antes de su sepelio se le oficiará varias misas.

Sor María Rosa, es conocida por su «enorme corazón», su destacada labor de amor como protectora de los niños y también como aficionada del equipo de fútbol, Motagua.

Falleció a sus 93 años, después de haber luchado contra la COVID-19, enfermedad de la que se curó aparentemente, pero dejó secuelas que al parecer, provocaron la irreparable pérdida.

Sus allegados la describen como una mujer servicial, carismática, noble, de corazón puro; entre otros calificativos que agregan quienes conocieron su legado, y tuvieron el placer de estar cerca de ella.

Lea también: Tegucigalpa: A sus 93 años y tras varios días grave, muere Sor María Rosa

Presidente Hernández

El mandatario presidencial también se unió a las muestras de condolencias y esta mañana publicó en su cuenta oficial de Twitter lo siguiente:

El Fútbol Club Motagua también lamenta la pérdida

El Fútbol Club Motagua también se pronunció al respecto con el siguiente acuerdo de duelo.

Legado de amor

Sor María Rosa Leggol, nació un 21 de noviembre de 1926 en Puerto Cortés. Es conocida como una mujer carismática, con una profunda sensibilidad y amor por el prójimo, poseedora de una fe inquebrantable.

Asimismo, manifiestan que era un ser humano tenaz en su misión de dar amparo a los desprotegidos, especialmente a los huérfanos y niños en riesgo social, por su piadosa labor se convirtió en toda una institución humanitaria en Honduras.

Ante esto, la población hondureña está de luto y adolecen por la pérdida, no solamente de una religiosa, sino, de un «invaluable e irrepetible ser humano», que será recordado con «amor y gratitud».


Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.