hombre
Un estadounidense de 31 años con problemas hepáticos murió después de que se le infectara en el mar un tatuaje recién hecho.

Los médicos y los artistas tatuadores aconsejan no nadar con un tatuaje recién hecho.

Asimismo, esperar al menos dos semanas para meterse en el agua. Lo anterior, es una advertencia cuya trascendencia ha vuelto a confirmar la muerte de un hombre en Texas (EE.UU.).

La víctima, de 31 años, murió el mes pasado debido a la infección que sufrió después de nadar en el golfo de México. Esto, con un tatuaje reciente en su pierna, informa ‘The Independent’.

Tatuaje recién hecho

El hombre padecía una enfermedad hepática por consumo excesivo de alcohol. Lo que afectaba a su sistema inmunológico, que no pudo contrarrestar la infección provocada por el bacilo Vibrio vulnificus que habita en el mar y es tolerante a la sal marina.

Dos días después de meterse en el agua, el hombre empezó a experimentar síntomas febriles y dolores en su pierna, donde se había tatuado la imagen de una cruz. Ya en el hospital el hombre empezó a presentar lesiones de color morado y negro.

Hombre en EUA

El paciente desarrolló una gangrena y lo médicos contemplaron la posibilidad de amputarle una pierna, si bien decidieron no hacerlo porque padecía cirrosis hepática. El hombre muri a causa de un shock séptico dos meses después de ser ingresado en el hospital.

El caso fue registrado en la revista BMJ Case Reports con el objetivo de enfatizar la relación entre el riesgo de contagio de este bacilo y la cirrosis hepática. El hombre consumía hasta seis botellas de cerveza al día. Se cree que sus problemas de hígado le hicieron más susceptible a los efectos de la bacteria.

Fuente: RT