TEGUCIGALPA, HONDURAS. A un hombre lo asesinaron de forma violenta este domingo a inmediaciones de la colonia José Arturo Duarte, en la capital de Honduras.

La victima respondía al nombre de Wilson Reyes, de 29 años de edad. Quien supuestamente salió ayer en horas de la tarde de su casa de habitación y no regresó.

El cuerpo sin vida lo encontraron en medio de una calle de tierra y con indicios de haber sido asesinado a pedradas. En ese sentido, el cuerpo fue encontrado por vecinos que circulaban por la zona, quienes dieron aviso a las autoridades. Además, se conoció que la víctima había regresado hace poco tiempo de Estados Unidos. También, que  vivía en el sector tres de la colonia Juan Ángel Ulloa.

Posteriormente se hicieron presente autoridades de la Policía Nacional para resguardar la escena y estar a la espera de Medicina Forense para hacer el respectivo levantamiento de ley.


En otros sucesos una mujer murió en un presunto ritual satánico en aldea Corralitos, Distrito Central

Un misterio encierra la muerte de una persona del sexo femenino, quien apareció sin vida al interior de una casa abandonada en la aldea Corralitos, ubicada adelante del Hatillo, carretera hacía La Tigra, Distrito Central de Honduras.

Según información recabada por la Policía Nacional, la persona fue asesinada por sujetos desconocidos en un presunto ritual satánico. Se supo que la propiedad pertenece al Instituto Nacional de Previsión del Magisterio (INPREMA).

Los vecinos de Corralitos se encuentran con temor debido al sádico suceso reportado en la zona. De acuerdo al informe de medio local, entre siete y ocho de la mañana, cinco hombres ingresaron a la casa abandonada. Al parecer para realizar ritos satánicos. En ese sentido, en la escena del crimen se encontraron cruces invertidas, cartas astrológicas, y puros de tabacos encendidos. Asimismo, los datos manejados establecen que los cinco hombres entraron con togas de color negro y cubiertos totalmente sus rostros. Es por eso que en un cuarto de dicha casa abandonada se encontró a una mujer muerta. El cuerpo de la víctima estaba arrodillado, y con un puro encendido a su lado.

Cabe remarcar que en el lugar del hecho también habían velas, y otras cosas utilizadas en brujería. En las imágenes se observa a la víctima tirada en el suelo sobre un supuesto altar con varias cartas al lado. Las autoridades de Medicina Forense se apersonaron al lugar para realizar el levantamiento cadavérico correspondiente.