Los Dodgers han ganado el banderín de la Liga Nacional 23 veces. Los Medias Rojas han sido reyes de la Liga Americana en 14 ocasiones. Pero sorpresivamente, a pesar de todo ese éxito, ambas escuadras se han medido sólo una vez en la Serie Mundial. Fue en la de 1916, cuando los Medias Rojas vencieron a los Robins de Brooklyn (se llamaban así en honor al manager Wilbert Robinson) en cinco juegos para conseguir el cuarto campeonato del club.

No hace falta decir que el béisbol ha cambiado mucho desde entonces, así que cuando Dodgers y Medias Rojas choquen en el Juego 1 de la 114ta Serie Mundial el martes, no habrá nada parecido a aquel Clásico de Otoño de hace más de un siglo. Demos un vistazo entonces a algunos datos curiosos del último careo de estos clubes en octubre.

1. Los Medias Rojas no jugaron sus encuentros como local en Fenway Park
Fenway Park tenía sólo cuatro años en 1916 y todavía no ocupaba el sitio que hoy tiene en la historia del béisbol. Para entonces, sólo tenía espacio para 35,000 personas, por lo que los Medias Rojas escogieron jugar en Braves Field, la casa de los Bravos de Boston, con capacidad para más de 40,000 asistentes.

2. Los Robins fueron liderados por un joven outfielder llamado Casey Stengel
Mucho antes de que ganara siete Series Mundiales con los Yankees, y gracias a ello un puesto en el Salón de la Fama, Stengel era un joven jardinero derecho de 26 años en los Robins de 1916, y fue segundo en el equipo con ocho jonrones y tercero en average con .279. Se fue de 11-4 en la Serie Mundial.

3. Babe Ruth tiró una joya en el Juego 2
En una de las más grandes exhibiciones de pitcheo en Serie Mundial, Ruth tiró un juego completo de 14 innings en el Juego 2, que terminó con victoria de 2-1 para Boston. Tras permitir una carrera en el primer inning, Ruth lanzó 13 entradas en blanco, iniciando una cadena de 29.2 actos sin recibir anotaciones en Serie Mundial que se mantuvo como un récord hasta que Whitey Ford lo rompió en 1961.

4. El Juego 2 fue el más largo de Serie Mundial (en innings) hasta el 2005
Los 14 innings han sido un récord desde entonces, aunque fue igualado por el Juego 3 de la Serie Mundial del 2005 y el Juego 1 de la Serie Mundial del 2015. Sin embargo, el béisbol era mucho más rápido en aquella época, y aquel Juego 2 de 1916 se completó en dos horas y 32 minutos.

5. Boston utilizó un total de cinco pitchers en toda la serie
Esto no era raro en esa época, y de hecho, Boston utilizó sólo tres lanzadores en la Serie Mundial de 1915. Entre Ruth, Dutch Leonard, Ernie Shore, Carl Mays y Rube Foster tiraron 49 innings en el Clásico de Otoño de 1916.

6. Fue la primera Serie Mundial en la que ambos equipos consiguieron un juego salvado
Como los abridores lanzaban tanto en aquella época, el salvado, tan popular en el béisbol de hoy, no era algo significativo en la Serie Mundial. De hecho, antes de 1916, sólo había habido un salvado en un Juego de Serie Mundial, cuando Doc White de los Medias Blancas consiguió un rescate de tres innings contra los Cachorros en el Juego 5 de la Serie Mundial de 1906.

7. Hubo tres jonrones, pero dos fueron dentro del campo
Otra diferencia notable con el béisbol moderno. En el Juego 2 le dieron uno a Ruth por el jardín central del Braves Field, que tenía 550 pies por esa razón. Y los postes de foul se ubicaban a 402 pies.

8. El manager de los Medias Rojas, Bill Carrigan, se retiró luego de la serie…
… para convertirse en banquero. Carrigan fue jugador-piloto de los Medias Rojas entre 1913 y 1916, ganando un par de Series Mundiales en ese lapso. Fue el único manager con más de dos títulos hasta que Terry Francona ganó un par en 2004 y 2007. Pese a eso, se retiró luego de la Serie Mundial del 2016 para ser banquero en Maine.