HISTORIA HUMANA – Luther Castillo: científico hondureño busca combatir la mortalidad infantil

2809
luther castillo
Luther Castillo Harry, científico hondureño, nacido en La Mosquitia.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Cuando las metas y los objetivos están bien fijados, no hay circunstancia u obstáculo que le impida a una persona lograr lo que se propone. Un ejemplo de ello es el doctor y científico hondureño, Luther Castillo Harry, es un hondureño que está por hacer historia con el lanzamiento de un invento creado por un equipo internacional del cual él forma parte.

Don Luther Castillo es originario de la comunidad de San Pedro de Tocamacho, municipio Juan Francisco Bulnes, departamento de Gracias a Dios, en La Mosquitia hondureña.

Este catracho creció en una comunidad donde a la fecha carece de casi todos los servicios básicos. Sin embargo Luther es el primer garífuna hondureño en graduarse de la prestigiosa Universidad de Harvard.

Un logro que se califica como extraordinario por la pobreza reinante en su lugar de nacimiento Y las probabilidades de lograr mucho con casi nada.

Castillo Harry utilizó su determinación e intelecto para derribar cualquier barrera que encontró a su paso. Eso lo hace un hondureño digno de admirar, y hoy en día es un conferencista reconocido internacionalmente.

Le puede interesar: HISTORIA HUMANA: Patricia Eveline, la hondureña que destaca en el desarrollo de naves espaciales

Revolucionario invento

En exclusiva para Diario TIEMPO Digital, el extraordinario científico hondureño contó sobre el revolucionario invento que está por hacer historia en la medicina.

Respecto a esa nueva tecnología, don Luther explicó que él forma parte de un equipo de científicos de la empresa BREEGI SCIENTIFIC INC que desarrollan un nuevo equipo llamado NICI NEONATAL INTENSIVE CARE INCUBATOR.

Harry relató que cuando él viajó a estudiar en el 2013 a Harvard iniciaron con ese proyecto. El primer objetivo era tratar de contribuir a la lucha contra la mortalidad infantil, en primer orden con los niños preterminos y los niños de bajo peso al nacer.

De ese modo, el científico expuso que el gran problema de ese flagelo a nivel mundial es que hay aproximadamente 30 millones de niños que nacen antes de las 36 semanas por algunos de los factores sociales. Asimismo, más del 95%, que es la gran mayoría de estos niños, son en los países en vía de desarrollo.

Entonces, de los 30 millones de los niños pretermino, casi el 80% de ellos mueren y también nacen 20 millones de niños bajo peso. O sea, que son casi 58 millones de niños donde ellos encontraron ese flagelo. Y, que la única manera de salvarles la vida era a través de crear una incubadora con otros elementos adicionales que mejoraran la supervivencia de los nacidos prematuramente.

Hay 3 incubadoras pero no tienen los elementos necesarios

“En el mercado hay como 3 opciones hoy en el mundo, pero de esas tres opciones no tienen todos los elementos necesarios para que sobreviva el niño. Una sólo tiene temperatura, y la otra fototerapia. El equipo más completo qué hay en el mercado la tiene General Electric. Pero el costo es demasiado alto para los países pobres. Cuesta entre 80 mil y 120 mil dólares. Los países pobres no tienen la posibilidad de poner 100, 200 equipos como son requeridos en los hospitales de punta por la cuestión de la accesibilidad”, dijo.

A efecto de eso, mencionó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha gastado billones de dólares en combatir este flagelo. No obstante le ha sido casi difícil poder lograrlo y todos sus esfuerzos son infructífero. Además, que se han perdido millones de vidas por la falta de tecnología.

“Nosotros nos pusimos juntos en un equipo de científicos para empezar diseñar un nuevo equipo y lo hicimos bajo los parámetros de lo más óptimo que hay en el mercado que es el de General Electric. Y, aproximadamente 11 meses nosotros terminamos nuestro prototipo. Y, el prototipo resultó más eficiente que hay en el mercado por $80,000 porque tiene otros elementos. El que está en el mercado tiene fototerapia pero el de nosotros tiene fototerapia avanzada. Asimismo, el que está en el mercado tiene hipertermia, que es el calorcito para el niño y el nuestro tiene doble hipertermia. O sea, uno que da por fusión del aire y el otro que es por una cama de agua que le incorporamos que también podemos ponerle temperatura al aire pero también esa cama puede ser cama de aire, aire no solo de agua. Y, a los dos les pudimos poner temperatura”, explicó.