HISTORIA HUMANA: Klardy Ulloa, una joven que elaborando pasteles se convirtió en arquitecta

700
Klardy Lynne Ulloa
Foto cortesía. Klardy desde los 12 años comenzó a aventurarse en el mundo de la repostería.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Empezando con tortitas decoradas de cremas de mantequilla que llevaba a su colegio, Klardy Lynne Ulloa Caballero, es una emprendedora que desde los 8 años se enamoró de la repostería y ahora diseña pasteles que dejan con la boca abierta a sus clientes.

Como la gran mayoría de hondureños, Klardy tuvo que pasar por momentos difíciles, complicaciones, obstáculos y muchas pruebas que van desde experimentar con nuevos diseños de pasteles, hasta situaciones personales.

De igual forma, con 29 años, Ulloa Caballero logró graduarse de la carrera de arquitectura con mucho esfuerzo.

«Yo inicié cuando tenía 8 años. Miraba a mi mamá que había tomado unos cursos de repostería y cuando llegaba a la casa practicaba todo lo que le enseñaban en el curso. Después a mí me gustó», comenzó diciendo la originaria de Tegucigalpa.

Asimismo, la arquitecta recordó con alegría que empezó dar sus «pininos» en la repostería a la edad de 12 años.

Klardy
El día en que Klardy recibió su título como arquitecta.

«A los 12 años empecé a vender tortitas solo decoradas con crema de mantequilla. Empecé a probar ya que a nosotras siempre nos enseñaron a ser emprendedores, entonces desde los 12 años como que yo di mis primeros pasos», contó.

Y añadió que «siempre en los cumpleaños de mis hermanos hacíamos y por eso nunca fuimos a una repostería a comprar y eso. Después me fui especializando y cuando nacieron mis sobrinos empezamos a subir de escala con los pasteles».

Lea también: HISTORIA HUMANA: Aldair Portillo, destacado estudiante de derecho y cofundador del Movimiento VOS

Pasteles temáticos 

Klardy recordó que empezó con el tema de los pasteles temáticos gracias a su hermana. «Ella me pidió que le hiciera uno para el cumpleaños».

«Recuerdo que la primera vez que hice fondant fue un verdadero desastre. Busqué un tutorial en Youtube de 12 minutos y así empecé, recuerdo que lo terminé botando porque solo me salió para hacer unas flores», reveló entre risas.

La personalidad de la repostera es una parte fundamental para que hoy, el negocio de los pasteles comience a crecer.

«El hecho de que soy una persona que no se deja, es lo que me ha traído hasta acá. Me encantan los retos y por eso he aprendido todo lo que sé», remarcó.

Por otra parte, contó que «al principio hacía pasteles una vez al mes y cubriendo cosas pequeñas. Y lo que me ayudó mucho a crecer fue el de boca en boca. En estos últimos tres años he crecido bastante, eso fue lo que ayudó a pagar mi universidad».

Arquitecta que diseña pasteles 

Gracias a los diseños que semana a semana Klardy realiza desde la cocina de su casa ubicada en la colonia Hato de Enmedio, pudo convertirse en arquitecta.

«Yo me he pagado todo, desde mis estudios hasta mi transporte. Mi mamá hace mucho tiempo que no se hace cargo de mí y eso ha sido muy importante. Mis pasteles son personalizados porque yo no hago pasteles, yo diseño pasteles. La gente hace fiestas temáticas y me los encomiendan. Yo se los haga tal cuál ellos lo quieren», relató.

Cabe mencionar que el precio de los pasteles varía de acuerdo al tamaño y lo que pide la gente. Estos pueden ir desde L. 350 hasta los L. 1,000.

Miedo por la delincuencia

Un tema que preocupa a la gran mayoría de los emprendedores en el país es la inseguridad. Es decir, muchos de los negocios deben pagar no solo los tributos al Estado, sino que, además, deben reportase con el mal llamado «impuesto de guerra».

«Otra cosa que me ha detenido es la delincuencia. Más que tengo vecinos que han querido empezar un negocio con charamuscas y la alcaldía se los ha cerrado. Y si no es eso, entonces son los mareros que te cobran el impuesto de guerra. Da miedo poner un rótulo que diga que tenes un negocio», confesó.

Además, la luchadora jovencita cree que conseguir capital para poder poner un negocio no es fácil.

«De las partes más complicadas es conseguir el capital. Al principio vos tenes para los gastos, pero, por ejemplo, si vos te queres comprar mejor equipo pero los bancos no te prestan si no estas constituida. Y, además de eso, constituirte es otro gasto y desde el momento que lo haces, comenzas a tributar y tal vez uno viene empezando», enfatizó.