HISTORIA HUMANA – Evelio Miranda, el catedrático universitario que vende pupusas junto a su madre

1305
Evelio Miranda
El catedrático forma parte de los investigadores Dirección de Investigación Científica Universitaria (DICU).

Evelio Miranda es un profesional de la ingeniería, con una maestría en Administración de Empresas y un doctorado en la misma área. Cada logro del también catedrático ha sido alcanzado gracias al esfuerzo de ayudar a su madre a vender pupusas.

Con 41 años de edad, Evelio sigue apoyando a su progenitora con la venta de la comida tradicional hondureña, tal y como lo hacía desde que era un niño, según relató.

Además, aseguró que la venta de pupusas surgió con la necesidad económica que los embargaba  a él y a su familia, por lo que su madre tomó la iniciativa de emprender con la venta de empanadas y luego con las pupusas. Desde entonces, se ha vuelto una rutina en la que siempre está junto a su mamá.

“Por muchos años hemos vendido empanadas y eso a mí me ha permitido crecer”, dijo el admirable catedrático. Al tiempo que agregó que “cada vez siento la honra y el gran orgullo de andar con mi madre”.

Su infancia

Evelio Miranda es originario de Santa Rosa de Copán, ahí realizó sus estudios primarios en la escuela Manuel Bonilla; mientras que la secundaria tuvo que cursarla en la jornada nocturna. Esto, para seguir apoyando a su madre Rosa Linda Miranda.

Lea también: HISTORIA HUMANA – Gustavo Urquía, animador y vendedor de camisas para lograr ser odontólogo

Él y sus hermanos se turnaban para ayudarle a su madre, con la venta de pupusas, esto con la intención de mermarle el trabajo a ella.

Con una notable nostalgia, Evelio ha relatado que pasó por una dura niñez, sin embargo, hoy en día se siente orgulloso de cada sacrificio realizado junto a su progenitora.

Vida profesional

Hace varios años se graduó de  educación media en la modalidad nocturna, título que representaba el inicio de una amplia carrera profesional en su vida.

Posterior a ello, cursó la carrera de ingeniería en la universidad, pero Evelio asegura que lo hizo sin tener la base que requiere dicha profesión.

En tal sentido expresó que “me atreví y estudié ingeniería. Gracias a Dios el esfuerzo fue compensado obteniendo el título de ingeniero”.

Luego de ello, se inscribió en una maestría de Administración de Empresas en la Universidad Católica, misma que culminó con éxito.

Además, inició un programa de doctorado con una universidad de México y en 2018 recibió su título como doctor.

En la actualidad, se dedica a impartir clases técnico matemáticas relacionadas con finanzas, estadística, y todo lo que le permita articular la ingeniería, según lo detalló. Evelio forma parte del equipo del Centro Regional de Investigación Científica del Centro Universitario.

Sumado a ello, continúa orgullosamente ayudando a doña Rosalinda en la venta de pupusas. La historia del profesional de la ingeniería ha llamado la atención de muchos, tanto  así que varios medios de comunicación han destacado la misma.