HISTORIA HUMANA: Melanie Andino, emprendurismo desde secundaria

1109
melanie andino
Gracias a su creatividad, Melanie sostiene a sus dos hijos y sus estudios universitarios.

Emprendedora, dedicada con cada caja kilométrica, con cada arreglo floral y cada tarjeta. Ella es Melanie Andino, estudiante de la carrera de Psicología en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), y gracias a su trabajo ha ayudado a decenas de personas a sacar sonrisas y con ello, se costea su carrera universitaria.

Es oriunda de Tegucigalpa, ciudad que la vio nacer un 4 de febrero de 1997, es la mayor de tres hermanos. Durante un tiempo, de joven vivió en la isla de Roatán, considerada como un paraíso en el Caribe.

Después volvió a la ciudad de sus orígenes donde comenzó sus estudios. Melanie contó a Diario TIEMPO Digital que a la edad de ocho años se dio cuenta de la habilidad que tenía con las manualidades.

«A la edad de ocho años me di cuenta de la habilidad que tenía con las manualidades, las tijeras y que tenía mucha creatividad», contó la joven.

De la misma forma, dijo que gracias a sus creaciones ella se costea sus estudios en la universidad y le ayuda para darle lo necesario a sus dos hijos.

Lea también – HISTORIA HUMANA: «Taty», del desempleo a empresaria del diseño y la construcción

Melanie Andino: No solo es un negocio

Melanie contó que a cada manualidad que hacía en el colegio siempre le ponía amor y de esa forma fue desarrollando más habilidad para sus creaciones.

Entre los 14 y 15 años de edad comenzó con su negocio de manualidades. Comentó que cuando estuvo en el Instituto Mixto Honduras, ella elaboraba cartas grandes a sus amigas.

«Ellas me pedían que le hiciera las tarjetas para declarárseles a su crush (enamorado). Casi siempre mis amigas eran las que se declaraban, por eso yo les ayudaba», dijo Melanie.

Al principio, cuando comenzó su negocio de tarjetas personalizadas cobraba 50 lempiras pero sus amigas le decían que debía de cobrar más. La mayoría de sus clientes eran sus compañeras del colegio y aún siguen siendo fieles.

Gracias a sus amigas y al buen trabajo que ella hacía, se corrió la voz sobre sus detalles y los demás estudiantes comenzaron a comprarles tarjetas y forros para los folders.

Con las tarjetas, cajas sorpresas y demás detalles «he ayudado a varias parejas», expresó. Además, indicó que varios clientes le han pedido ayuda para proponerle que sean novios o para pedir perdón.

Gracias a su creatividad logra agenciarse fondos para sus estudios, y no solo elabora detalles para parejas, sino que también los hace para cumpleaños y quince años.

Por otra parte, confesó que se siente feliz porque no solo ve como negocio lo que hace, sino que se siente alegre porque con su trabajo logra formar parte de las historias de algunas parejas.

«Me siento feliz por todo lo que hago y poder ver esas sonrisas, esa felicidad que refleja en los rostros de mis clientes al ver mi trabajo terminado», contó.

Melanie contó que de todos los trabajos que ha hecho, este es uno de los más especiales, pues representó un gran trabajo para ella.

«Nunca recibí un curso, aprendí viendo vídeos en Youtube».

La joven contó que decidió ponerle a su negocio «María Elena Creaciones», pues así se llamaba su abuela, quien desde siempre la apoyó y la crió.

Seguidamente, dijo que ella en 2015 inició su negocio y un año luego perdió a su abuela. «Ella siempre creyó en mí. Me apoyó desde el principio y sabía que yo era capaz de lograr todo lo que yo me proponga en esta vida», añadió.

En Tiempo Digital quisimos conocer cómo aprendió a elaborar las cajas sorpresas y tarjeta y ella nos reveló que nunca recibió un curso.

«Recuerdo que nunca recibí un curso o taller de manualidades. Siempre me ponía en el porch de mi casa, me ponía a picar papel o a doblar papel. También me ponía a practicar la letra, a medir, a pegar y me ponía a ver vídeos en YouTube«.

Clientes hasta de cuatro años

Pero Melanie no solo elabora cajas sorpresas y tarjetas, también hace flores con fomi, cajas kilométricas con fotografías, cajas con snacks y desayunos.

Contó que ella tiene un catálogo de sus diseños. Pero no impone sus diseños, sino que le da una idea al cliente de cómo será el trabajo.