28.3 C
Honduras
martes, septiembre 21, 2021

HISTORIA HUMANA| Kelsey David, el multifacético hondureño que respira arte

En un país como Honduras donde el arte es poco apoyado, los hondureños que logran destacar en el ámbito artístico son contados. Uno de estos jóvenes es Kelsey David, un catracho multifacético, optimista, extrovertido y sobre todo lleno de talento.

Kelsey es originario de San Pedro Sula, ciudad ubicada al norte de Honduras, actualmente tiene 28 años. El talentoso hondureño, no solo ama el arte, también le fascinan los animales y la naturaleza.

“Me considero una persona trabajadora, con buen sentido del humor, justo, responsable, cariñoso, honesto y leal”, dijo Kelsey en exclusiva a Diario Tiempo Digital.

Toda su vida ha vivido en la ciudad industrial del país. Sobre sus padres nos contó que su papá es originario de Tutule, La Paz, y que a él y sus hermanos les encantaba visitar el pueblo; su madre es sampedrana. 

La infancia la vivió en cuatro colonias: en El Roble, Monte fresco, Fesitranh y en la Juan Ramón Molina. Se describe a sí mismo como alguien al que le gustan las cosas bien hechas y por eso es enojado, pero “con medida”.

Recordó que en eso se parece a su abuela, una de las personas que tiene mucho que ver en su formación. 

Una infancia marcada por los valores

Continuando con la plática con el talentoso joven sampedrano, le consultamos cómo fue su infancia. Nos dijo que solo se le viene una palabra a la mente al recordarla: familia. 

Sus padres siempre se preocuparon por darles lo mejor, por eso le inculcaron valores, y uno de los principales, el ser una buena persona. 

“¿Me creería si le digo que crecimos con mis hermanos en el salón de belleza de mi mamá? Ese fue siempre nuestro lugar preferido para jugar con todas sus herramientas de trabajo, ayudarla a limpiar y saludar a cada clienta por su nombre”, relató David. 

Además, Kelsey manifestó que otro de los buenos recuerdos de su infancia, son las navidades que siempre pasaba con su familia. Entre risas, contó que le gustaba jugar y comer lodo como a cualquier niño.

Nos relató que se creía un pastelero y que “coleccionaba tazos, jugaba mables. Me gustaba hacer maquetas de las cajas de cereal, le digo que hacía ciudades enteras”.

Sin embargo, no todo fue color de rosa durante su infancia. “Me desmayaba sin razón alguna”, confesó. Pasar por esa situación fue difícil para sus padres que “salían corriendo a llevarme al hospital. Desde niño le pedía a Dios que me sanara y así lo hizo. Hoy vivo para contarlo”. 

Lea también: HISTORIA HUMANA | César Román: «Soy un niño de 41 años que no deja de soñar»

Desde pequeño, Kelsey se involucró en el mundo artístico 

Su amor por el arte lo desborda, aunque quiso ampliar conocimientos y decidió estudiar Relaciones Internacionales.  Ante su gran desempeño como estudiante, logró obtener becas de estudio en el extranjero para gestión de empresas culturales y el desarrollo del sector.

Una de estas, la recibió en Brasil y otra en Estados Unidos. “Tengo un certificado en Museografía por la Universidad Europa Miguel de Cervantes, Certificado en Imagen y Relaciones Públicas EIP”.

Asimismo, cuenta con un certificado en Gestión Cultural extendido por la Universidad Autónoma de Honduras y otros. Él siempre le da gracias a Dios por todo lo que ha logrado: “por los momentos me defiendo, pero sigo avanzando”. 

Comenzó a pintar en cajas de de cereal, ahí dio sus primeros pasos en el arte y aún conserva su primera pintura. También se dedicó durante un tiempo a participar en obras de teatro; la iglesia a la que asiste fue su primer escenario.

A Kelsey siempre le ha gustado, además, cantar. Su pasión es tanta que dedicó gran parte de su vida a concursos y el coro, donde mejoró y ahora, su voz, es elogiada por todas las personas que la escuchan.

“Me gustaba hacerme maquillaje artístico y aprender instrumentos musicales. Recuerdo que con mi hermano, el mayor, mirábamos programas de manualidades y siempre hacíamos trabajos que daban miedo u otros para no estar tan aburridos. Desde que tengo memoria el arte ha sido mi estilo de vida”, nos confesó.

El canto es uno de los talentos favoritos de Kelsey.

El mejor reconocimiento es ser uno mismo 

Kelsey es un joven multifacético y todos lo reconocen por su humildad y sencillez de espíritu. “El día que comience a creer lo que la gente dice de usted ese día pierde su valor. Esas palabras las dijo Don Chico Saybe en una entrevista. Las menciono porque lo único que he hecho hasta el día de hoy es ser un buen hijo, buen profesional y un buen ciudadano”. 

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido