HISTORIA HUMANA| Familia Rosales, el trabajo de una vida se esfumó en segundos

370
familia rosales
La casa y hogar de Evelyn, su esposo y 3 hijos, quedó reducida a cenizas el jueves en la madrugada.

Evelyn Rosales, una joven madre de familia, con tres hijos (de 4, 6 y 9 años de edad), vivió en las últimas horas una de las aflicciones más grandes de su vida. El trabajo duro que les costó años, se esfumó en un abrir y cerrar de ojos.

La joven madre reside en San Pedro Sula. La madrugada del jueves perdió su casa y todos su enseres, a causa de un incendio que consumió hasta el último pedazo de madera.

Evelyn y su compañero de hogar han tenido que librar muchas batallas y hacer grandes sacrificios para tener su propia casa. La misma que quedó reducida a cenizas a causa del voraz incendio.

El mismo incidente también afectó a la familia vecina, compuesta por 4 integrantes, los cónyuges y 2 menores.

Evelyn Rosales, en conversación con Diario TIEMPO Digital, contó que estaban en casa de su hermana en la colonia Manuel Pedroza de San Pedro Sula. Eran casi las 12:30 de la madrugada y  le dijo a su esposo que ya se quería ir a dormir a su hogar.

Lea también: HISTORIA HUMANA| Carol Vega, un despido en pandemia y tres intentos de negocio

En ese momento, recibió una noticia dura. Su cuñada llegó a avisarle que su casa «estaba prendida en fuego». Corrió hasta su hogar y vio cómo ardía en llamas, cómo el esfuerzo de muchos años, en segundos quedaba reducido a nada.

El Cuerpo de Bomberos llegó a sofocar el fuego de ambas casas, pero fue muy tarde, no pudieron recuperar nada.

casa incendiada en SPS
El sacrificio de años para lograr su casa propia, se vio reducida a cenizas.

Desde la madrugada del jueves, estas dos familias no tienen absolutamente nada, están albergadas en la casa de una cuñada de Evelyn, en la misma colonia sampedrana. Solo portan la ropa y zapatos que andaban puestos al instante del incendio.

Además de ya no tener un techo propio, como manifestó Evelyn, no tienen una cama donde poder dormir, ni alimentos para preparar, ni suficiente ropa para los niños que oscilan entre los 4 y 9 años.

Pese a la tragedia que los embargó en duros tiempos de pandemia, se muestran optimistas. Agradecen a Dios por estar con vida y todos en buen estado de salud.

La casa de la familia Rosales fue construida de madera, con gran esfuerzo suyo y de su esposo. Hasta hace poco más de un año había podido lograr que fuese propia. Por motivos desconocidos, la casa se prendió en llamas y los dejó desamparados.

El total de afectados por el incendio son nueve personas, de dos diferentes familias, 4 adultos y 5 menores que hoy necesitan de su mano solidaria para retomar sus vidas.

Si usted desea colaborar con estas familias sampedranas, puede hacer donaciones:

  • Ropa para adulto para mujer y hombre
  • Calzado
  • Ropa para niños
  • Alimentos
  • Leche
  • Insumos de limpieza y cuidado personal
  • Cobijas
  • Colchonetas
  • Agua
  • Todo tipo de insumos y enseres que deseen donar

Podría interesarle: HISTORIA HUMANA | Con 98 años, Elvia trabaja para alimentar animales en la calle

Si desea colaborar con Evelyn, su familia y los vecinos, puede contactarla su número personal:

+504 8974-6516

La Familia Rosales pide un granito de arena para, poco a poco, y de nuevo con mucho esfuerzo y sacrificio poder iniciar desde cero. La casita de sus sueños, por la que tanto lucharon, se fue. Su esperanza ahora, es retomar sus vidas.

Casa incendiada en SPS
La Familia Rosales hace un llamado a los hondureños de gran corazón para que les tiendan la mano en momentos tan difíciles.