HISTORIA HUMANA| Don Manuel, la pandemia le arrebató sus dos trabajos y le dejó hambre

1096
Historia Humana Don Manuel
Manuelito, como le conocen, ya tiene 9 años de estar vendiendo en la Universidad Metropolitana, pero por la pandemia todo se complicó.

La pandemia del COVID-19 llegó a causar luto, dolor y crisis económica en miles de hogares de Honduras y el mundo. Muchos hondureños para poder llevar sustento a sus hogares, tenían sus propios negocios, ya fuera de venta de comidas, ropa o utensilios, sin embargo, el coronavirus acabó con cientos de ellos.

Así como miles de hondureños quedaron sin su fuente de empleo, a don Manuel Martínez le ocurrió lo mismo. Antes de que se reportara el primer caso de COVID-19 en Honduras, tenía una pequeña chiclera en la Universidad Metropolitana.

Aunque no siempre se dedicó a la venta de dulces. Antes lavaba carros en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

«Yo siempre he lavado carros en la universidad», contó a TIEMPO Digital.

Don Manuel contó que luego de trabajar como lavador de carros, empezó a limpiar casas, y comentó que fue un licenciado de la UNAH quien le dio trabajo en su casa.

«Yo le comenté que limpiaba casas y le pedí que me llevara, él me llevaba todos los domingos», relató. Ante el buen trabajo de don Manuel, el licenciado que lo contrató, le contó a varios de sus colegas, quienes también le ofrecieron trabajo.

«El licenciado les decía que tenía a un muchacho que es de confianza. Siempre me han tenido cariño y confianza», continuó contando. Don Manuel siguió trabajando de limpiador de casas.

Pero luego dejó de trabajar con la primera persona que le brindó la oportunidad, ya que él formó su familia y contrataron a una joven. «El licenciado me dijo que no podía contratarme porque necesitaba una muchacha para que le limpiara la casa, cocinara y le cuidara sus hijos», añadió.

Lea también: María Rivera, la hondureña que luchó contra la pobreza, el cáncer, y las inundaciones

Llegada del COVID-19

Pero, don Manuel contaría con otra mano amiga, otro licenciado que también le ofreció trabajo. Estuvo varios días trabajando, pero llegó el COVID-19, don Manuel no solo limpiaba casas en ese momento, también tenía su chiclera en la Metropolitana.

Con la llegada del COVID-19 a Honduras, él se quedó sin su pequeño negocio y sin su fuente de ingreso extra que era la limpieza de casas. El licenciado que le tendió la mano, no lo volvió a llamar por temor al mortal virus.

«Por miedo a contagiarse de la enfermedad él ya no me daba trabajo», afirmó.

Ante la falta de empleo, acudió a una licenciada que también daba clases en la universidad, pero ella le dijo que no tenía trabajo. No obstante, le comentó a un licenciado que «Manuelito» no tenía trabajo y él lo llamó para que trabajara.

Ya don Manuel contaba con trabajo, pero no tenía cómo movilizarse, por ello optó por caminar hasta su nuevo trabajo. El trayecto no era nada corto, pues le tocaba ir a pie durante aproximadamente 2 horas con 27 minutos.

Su recorrido comenzaba en la colonia Villanueva al oriente de Tegucigalpa y terminaba en la colonia Cerro Grande, salida a Olancho.

«Me iba por el Anillo Periférico, por las Fuerzas Armadas. Iba por escalas a veces me daban jalón, otras veces no, por miedo al COVID-19«, expresó

Don Manuel salía de su casa a las 6 de la mañana para poder estar temprano en su lugar de trabajo, pero no lo lograba. Además, llegaba cansado. Don Manuel, con lágrimas en sus ojos, le dijo a su nuevo patrón que iba a pie desde su casa.

Su jefe le consultó a él si había comido y don Manuel con la humildad que lo caracteriza le dijo que no, que solo «una semita con café».

Su nuevo jefe le dijo a don Manuel que él iba a salir de esa. «Él me ha tendido la mano desde que empezó esto», contó. En ocasiones ellos se acostaban sin comer, en ocasiones miraba su «chinero» y estaba vacío.

Contó que en la actualidad está aprendiendo a leer y a escribir. Antes de la pandemia estaba en una escuela, pero no volvió por la crisis del COVID-19. Desde los 10 años trabaja porque, según contó, siempre le ha gustado apoyar a su familia y por eso no se dedicó al estudio de pequeño.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.