HISTORIA HUMANA – Alejandro Girón, un apasionado por el emprendimiento formado en Taiwán

1013

Cuando a Alejandro lo seleccionaron para ir a Taiwán, por medio de las becas. Señaló que básicamente le tocó escoger la universidad. La beca Taiwán ICDF era completa y le pagaba el lugar donde se hospedaría para recibir sus clases.

“Cuando me dieron esa beca, escogí estudiar la carrera de negocios en Administración de Empresas ¿Por qué escogí esta carrera? Pues yo lo vi desde la perspectiva de mi familia. Así como mi padre que es un emprendedor, lo cual yo admiro muchísimo. Él es un emprendedor por necesidad, no porque lo quiso hacer, sino porque él así pagaba sus deberes, las colegiaturas. Él empezó a buscar formas diferentes de cómo hacer dinero junto con mi mamá. Entonces empezaron a hacer varios negocios, como el de las maquinitas, pues mi padre es la persona que trajo eso a Honduras. Ellos viajaban a Panamá y traían cosas de allá. Él me contó una vez que viajó con mil dólares y compró lo que debía. Al traerlo a Honduras vio que el negocio era bueno y así empezó, él siempre ha sido un emprendedor”.

“Por esa razón escogí negocios, porque era algo que realmente a mí me interesaba muchísimo desde muy pequeño. Yo quería tener mi propia empresa. Sobretodo yo creo mucho en las empresas sociales y que estas tengan un impacto. Yo creo que tanto el trabajador como las personas que trabajan para la empresa tienen que ser beneficiadas” destacó.

«Tuve esa oportunidad de representar a mi universidad de Taiwán»

Alejandro cuenta que en la universidad de Taiwán siempre tuvo muchas competencias en cuanto al emprendimiento. Además, siempre estuvo expuesto a conocer a muchos empresarios que estaban iniciando con algún proyecto.

“Me refiero a empresas monstruo, pero que inician con lo que tienes, como ser, que por medio de internet te ofrecen algún producto, y así, de eso se trataba, de empezar. Quizá iniciar con muy poco dinero, pero eso es lo importante las competencias y las oportunidades que te ofrecen y yo estaba seguro que eso era lo que quería” explicó.

Recordó que la primera vez que él ingreso a estas competencias de emprendimiento, debían llevar una empresa desde cero. No obstante, Alejandro señala que eso era lo divertido e increíble del proceso, ver cómo se va progresando.

Destacó, que en esos concursos estaba toda la gente de su Universidad, gente que estudiaba maestrías y de todos los grados, así como él.

“Nosotros ganamos esa competencia llamada el “Job Price”. Tuve esa oportunidad de representar a mi universidad de Taiwán. La idea era crear empresas con impacto social y con eso se anexó la fundación de Bill Clinton (expresidente de Estados Unidos). Ese premio nos ayudó y nos dio el “capital semilla” que merece la empresa ganadora para empezar con sus proyectos. Eran los primeros años de mi universidad”.

“Luego tuve la oportunidad de que mi hermano vino a la feria “Cantón” de Taiwán. Él venía a ver como funcionaban las cosas acá en China. Yo lo ayudé a comunicarse con los chinos y a realizar otras cosas aquí en el país. Aquí descubrí un mundo increíble. Aquí hay tantas oportunidades y tantas maneras de ayudar a los empresarios hondureños. Eso me dio la idea de ayudar a otras empresas que están en Honduras, para que traigan los productos desde China, los cuales son baratísimos, que todas esas ideas sean innovadoras”, dijo emocionado, Alejandro.

Indicó que quizás lo difícil de Taiwán es compenetrase con su cultura. Puesto que en China las personas deben conocer con quién están tratando para poder hacer un negocio y esa confianza no se gana de un día parta otro.

Aunque, al tener a una persona conocida en ese lado del mundo todo es más fácil. Reiteró que se debe conocer a los proveedores, ayudarlos y que eso le gustó que así es como inició.

Alejandro, un joven visionario

“Me comuniqué con empresarios, platicaba con mi hermano e investigamos qué cosas podíamos transportar y desde ahí inició el emprendimiento. Es fascinante, no solo conocer personas y hacer negocios, también viajar que es una de las pasiones más grandes que yo tengo. Yo viajo con una maletita, con mi “Backpack”. Es una maletita de siete kilogramos y ahí empacamos todo. Aquí viajar es muy barato, yo lleno mi mochilita y me voy de viaje».