SAN PEDRO SULA, HONDURAS. La muerte del joven Dorian Hernández (27) es de las que más ha sorprendido a la sociedad en el occidente del país, ha marcado a fuego a los gracianos y copanecos, no digamos a los archivos policiales de esa región, conmoviendo a todo un pueblo, movilizando a los medios de comunicación locales y algunos nacionales.

¡Adiós Dorian Hernández!

Foto del recuerdo entre amigos.
Foto del recuerdo entre amigos.

No se usted, pero pienso que el fotógrafo Dorian adoró su trabajo, él sabía lo que hacía y conocía la responsabilidad de cumplir su labor cuando lo contrataban, por lo que nunca dudó en apretar el disparador de su cámara de fotos para retratar cualquier escena necesaria, incluso en situaciones que demostraban las facetas más “descabelladas” de aquellos personajes; sin embargo, algo pasó aquel viernes 16 de junio un poco antes de las 6 de la mañana, porque mientras cabezas recorrían la ruta de la muerte, el fotógrafo temió profundamente por su vida, quizás porque había podido vislumbrar cómo terminaría todo.

No se sabe por ahora cómo ocurrió todo, se presume que un motor se detuvo en la carretera a Lepaera, Lempira y lo lanzaron a la orilla con al menos dos balazos en su cuerpo, quizá por un momento el arma que lo apuntaba iluminó la oscuridad de aquella madrugada.

Dorian nació en Santa Bárbara, pero creció en Tela y posteriormente se fue a Gracias, en la Escuela Paz Barahona de Tela sacó sus seis años de escuela, su aventura colegial fue en el Instituto José Trinidad Reyes de San Pedro Sula y el Técnico Ramón Rosa.

¿Cómo era Dorian? Su hermano Bayron lo definió como alguien alegre, creativo, que se daba a querer por la gente, su carisma y su pasión por su trabajo lo hacían alguien único. Dorian laboró como fotógrafo aproximadamente seis años, estuvo en Fundación CAMO, editó vídeos y documentales televisivos en GRT Canal 31 y luego tuvo su negocio propio.

Dorian también formaba parte del grupo teatral de Santa Rosa, llamado “Copán Galel”, donde mostró su talento por el teatro y su amor por las artes, tanto fue su empeño por sobresalir en esto, que hace unos días dicho grupo recibió una llamada de una cooperación española, quienes iban a producir una película en Honduras en el mes de diciembre, por lo que solicitaron un permiso para que Dorian fuese parte de su principal elenco, de acuerdo a lo relatado por su hermano, en un principio no le quisieron decir nada para darle luego una sorpresa…noticia que jamás fue contada al gran Dorian.

Dorian y su deseo por sobresalir.
Dorian y su deseo por sobresalir.

“Él era muy emprendedor, mi familia ya lo había visto actuar, pero yo no, era muy cariñoso con nosotros y sobretodo con mi mamá, a quien le tenía mucha confianza”, dijo Bayron Danesy.  Ellos viven en Gracias, pero Dorian residía junto a sus dos hijos y pareja en un apartamento situado en Santa Rosa debido a su trabajo, un día antes de su asesinato se trasladó a Tegucigalpa por un trámite de visa y hasta lo posteó e su Facebook personal.

Dorian y su pasión.
Dorian y su pasión.

De forma repentina, su cadáver fue hallado en Guaná, Las Flores, por el desvío a Lepaera, lempira, en su velatorio hubo personas que lo acompañaron de Gracias, Santa Rosa, Santa Barbara, San Pedro Sula y Tegucigalpa.

Hablar de Dorian Hernández es sinónimo de coraje, amor por el trabajo, compañerismo, retos en la vida y una buena bondad. Todavía por las calles de las grandes ciudades occidentales, lamentan las muerte de este muchacho que dejó huella entre sus conocidos y en aquellos que quizá lo capturaron sólo una vez con su cámara como su mejor amiga.

¿Qué sintió cuando le notificaron la muerte de su hermano?

Fue un dolor increíble y no tuve el valor de verlo en ese momento, no es lo mismo que te digan que alguien se murió de forma natural, que le roben la vida…estamos muy dolidos por eso.

Nota relacionada: Matan a conocido fotógrafo en carretera que conduce a Lempira

¿Cuál fue el sueño que no cumplió Dorian?

Lo que no cumplió fue viajar por el mundo y tomar fotografías, él le hizo una llamada a su verdadera madre y le dijo: “mamá voy a hacer un viaje”, pero seguro ella no se imaginó que era para siempre.