HISTORIA con MÚSICA: The Beatles y la década que cambió al mundo (PARTE 2)

423

La anécdota más famosa que le sucedió fue cuando apenas tenía 5 años: John había preguntado a su madre ¿En qué consiste la vida? … ella le contestó: “en ser feliz, hijo”.

Tiempo después un profesor le preguntó al curso de John ¿Qué quieren ser cuando grandes?…. Esta vez John se puso de pie y le contestó muy seguro: “Ser feliz profesor!!”….

El curso se echó a reír y el profesor le dijo que no había entendido la pregunta, a lo cual el chico contestó “…. Pero usted no entiende la vida!!

Así era John, agudo, elocuente y resuelto… pero sobretodo, un chico muy sensible y de espíritu artístico innato.

“Esos vagos no saben nada…”

A la edad de 12 años, luego de varios castigos en el colegio, donde lo tildaban de “caso perdido”, escribiría en su diario: “¿Cuándo se van a dar cuenta de que soy un genio? Esos vagos no saben nada…. Una persona como yo se da cuenta de su inteligencia superior a los diez años de edad».

“Ya verán cómo me reiré de todos estos inútiles cuando sea rico y famoso…..”. Por supuesto ni soñaba con hacer cierto este vaticinio, el cual se cumplió, aunque nunca se burló, y solo recordaba el episodio con cierta ironía.

Letton y Shonnon, los busca problemas

Cuando John estudiaba en la Quarrybank School, conoció a uno de sus mejores amigos, Peter Shotton, con el cual John forjó una gran amistad, pero porque se potenciaban en las maldades. Los llamaban “Letton y Shonnon” porque los pillaban siempre juntos haciendo travesuras.

Años más tarde, siendo John ya un Beatle, Peter contaba que en una ocasión paseaba con él en un supermercado y Peter le dijo que le gustaba mucho……. Entonces John se lo regaló.

Se forman “Los Quarrymen”

Peter trabajó igualmente con Los Beatles por más de 5 años. Con él formó la banda The Quarrymen, junto a Ivan Vaughan, Rod Davis, Nigel Walley, Eric Griffiths, Len Garry y Bill Smith.

Las habilidades musicales de la banda eran por decir lo menos dudables y el único que algo podía hacer era el propio John.

El resto era una pandilla que seguía a Lennon como líder de quién sabe qué. Tocaban en fiestas de colegios y barrios, sin recibir ni un penique y más bien solían ser denostados frente a otras bandas que sí podían llamarse así.

De hecho, poca gente sabe que John no sabía tocar guitarra al principio, ya que aprendió de su madre a tocar el banjo.

John buscando al artista

Lennon era un buen dibujante, creaba historietas junto a sus dibujos en un estilo muy personal y gracioso. Mostraba su arte en una revista de la escuela y tenía varios seguidores por su ingenioso sentido del humor e irreverencia.

Esta faceta lo llevó a inscribirse en el Liverpool College of Arts, a la edad de 17 años, entrando gracias a gestiones de su tía Mimi, porque en realidad había reprobado todos los exámenes.

Fue en este centro de estudios donde desarrolló la música, el dibujo y la literatura como talentos más desarrollados.

Una doble pérdida

Para el año 1956, John comenzaba a re-entablar una relación con su madre, Julia, quien comenzó a visitarlo más a menudo y hacía sentir a John que ella era más como una amiga que su madre.

Julia era divertida, alegre y bohemia, cosa que fascinaba al joven Lennon, de manera que comenzaba quizá la etapa más felíz de su vida.

Lamentablemente, cuando todo comenzaba a ir bien para John, ocurrió otro hecho que marcaría su vida para siempre: una noche, cuando Julia se iba de casa de Mimi, fue atropellada por un policía borracho, quién le produjo la muerte.

Para John  fue un golpe devastador, como es de suponer. Decía años más tarde: “… sentía que la había perdido dos veces, cuando me dejó con tía Mimi y cuando murió….

Nota relacionada: HISTORIA con MUSICA: The Beatles y la Década que Cambió al Mundo

«La verdad es que cuando supe no sabía si debía llorar o no. La verdad es que no sentía lo que se llama tristeza, más bien comencé a desarrollar un enorme resentimiento contra todo».

«Odiaba todo a mi alrededor y pensaba que una maldición me perseguía y me iba a hundir…. Fue horrible y creo que nunca pude recuperarme del todo de ese shock emocional”