HEU reporta más de mil 200 embarazos adolescentes durante el 2018

36
embarazos adolescentes
Al parecer, para las fuentes consultadas por Tiempo Digital, la educación sexual es vital para prevenir embarazos.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En el primer semestre de 2018, autoridades del Hospital Escuela Universitario (HEU), uno de los mayores centros hospitalarios del país, reportan aproximadamente 1,200 embarazos adolescentes.

Aunque aún no se puede establecer una tendencia definitiva “los casos de embarazo en adolescentes prácticamente no ha disminuido”, expresó Ana Raquel Gómez, jefa de la clínica del adolescente.

A su vez manifestó que el 23% de los embarazos atendidos en el HEU son de menores.

Por su parte, las estadísticas de la Secretaría de Salud detallan que de los partos que se atienden en los hospitales del país, el 30% pertenecen a adolescentes. Caber recordar que la Secretaría de Educación reportó en 2017 un total de 1,645 menores embarazadas.

Dicha cifra obtenida de la cantidad de adolescentes embarazadas que asistían a las instituciones educativas. Asimismo, el año 2017 la clínica del adolescente reportó más de 3,200 casos. Siendo septiembre y diciembre los meses con mayor número de casos.

Según especialistas la mayor incidencia de embarazo en menores se da entre 14 y 17 años.

Factores que propician el embarazo adolescente

Diversos especialistas concuerdan en que la falta de educación sexual oportuna es la principal causa del embarazo adolescente.

“No hay educación sexual que les da las herramientas necesarias para prevenir un embarazo a temprana edad”, manifestó Merly Eguigure, defensora de los derechos de las mujeres.

Asimismo, el sociólogo Edgardo Rodríguez afirmó que “la primer causa es la falta de orientación y educación sobre salud sexual”.

Del mismo modo detallaron que la desintegración familiar es uno de los factores que propicia el embarazo adolescente. Rodríguez añadió que “las redes sociales han venido a estimular el despertar prematuro de los jóvenes”.

Para el sociólogo, las redes sociales, los vídeos, fotografías y la música estimulan la curiosidad. En consecuencia, lleva a los adolescentes a tener relaciones sexuales a temprana edad.

Por su parte, Ana Raquel Gómez señala que “el hacinamiento que favorece los casos de abuso sexual”. Del mismo modo detalló que la clínica del adolescente en HEU recibe alrededor de tres casos de niñas embarazadas por violación.

En el embarazo en menores se aumentan los riesgos 

En el embarazo de adolescentes se aumentas los riesgos ya que “su cuerpo aún no está completamente desarrollado. Su pelvis es muy pequeña por lo que generalmente termina en una cesárea”, concluyó la doctora.

De igual manera la mala alimentación conlleva a problemas con la atención arterial de la embarazada; lo que puede llegar a provocar eclampsia o preclamsia. Además, bajo peso materno lo que da como resultado bajo peso en el niño a nacer.

Consecuencias

Los embarazos en adolescentes conllevan consecuencias, tanto a corto como a largo plazo, para las menores. “Las niñas embarazadas descontinúan sus estudios y difícilmente vuelven ya que deben hacerse cargo de su hijo”, puntualizó Rodríguez.

Además, agregó que “al ser niñas no tienen ingreso y vienen a incrementar el gasto para las familias generando más dificultades para satisfacer las necesidades familiares”.

La sociedad también se ve perjudicada ya que “vamos a tener una generación de niños y jóvenes sin orientación familiar lo que repercutirá en la violencia, la seguridad”, acotó.

Según el sociólogo, si nace en un hogar pobre ese niño va a reproducir las condiciones de pobreza de su familia.  Por su parte, Eguigure añadió que “al no estar preparadas física ni psicológicamente las consecuencias a las que debe enfrentarse podría provocar el rechazo a su hijo”.

“Es un problema de salud pública”

Según los expertos, el embarazo en adolescentes se ha convertido en un problema de salud pública, por lo que es necesario encontrar soluciones. Eguigure y Rodríguez concuerdan que la solución parte de la educación sexual.

En ese sentido destacan que el sistema educativo del país es fundamental. Del mismo modo resaltan que la educación sexual debe ser oportuna tanto para hombres como para mujeres y debe ser a partir de información científica.

Lo anterior, para que le permita a los jóvenes tomar decisiones responsables sobre sus cuerpos. “Poner la píldora anticonceptiva de emergencia en el protocolo de atención en mujeres víctimas de abuso sexual”, demanda Eguigure.

Asimismo, “los padres deben tener un mayor control con sus hijas e hijos”, sugiere.

¿Y la paternidad adolescente?

La maternidad adolescente se ha convertido en un problema de salud pública. Sin embargo, se invisibiliza por parte de la sociedad la paternidad adolescente, expresan defensoras de los derechos de las mujeres.