CORTÉS. Dos hermanos fueron atacados a balazos cuando se conducían en una camioneta Ford Escape, color gris y placas PDR 5748 en la colonia La Primavera, municipio de Choloma.

Los heridos responden a los nombres de Jorge Moisés Mena y Samuel Mena, quien tras sera atacados fueron auxiliados por personas que estaban cerca del lugar de los hechos y fueron llevados al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), donde su pronóstico es reservado.

Según se supo, los muchachos son hijos de pastores evangélicos en la Colonia La Primavera, siempre en el municipio de Choloma, al norte del país. De momento, las autoridades se encuentran tras la pista del supuesto hechor que se conducía en una motocicleta color amarillo.

Noticia en desarrollo


ANTECEDENTE

En marzo del 2011, el comerciante Carlos Daniel Sibrián Leiva, 27, hijo del pastor evangélico de la iglesia Roca Fuerte, de la colonia Santa Fe, fue asesinado por sus
plagiarios en horas de la madrugada, informaron parientes.

El hallazgo del cadáver ocurrió a las dos de la tarde en un potrero cerca de un cementerio privado, en la colonia Santa Fe, sector López Arellano.

La información recabada por las autoridades establecía que Carlos Daniel fue raptado cerca de su casa el pasado sábado en la colonia Trincheras. Los plagiarios se comunicaron con los parientes y exigieron dinero por su liberación.

Un pariente dijo que estaban negociando con los secuestradores. Y todo indicaba que llegarían a un acuerdo porque ellos no le avisaron a la Policía. Por eso no entendían por qué mataron al joven comerciante.

Ya que ellos pidieron un tiempo a los malvivientes para conseguir el dinero con los parientes y amigos. Todo se vino abajo cuando ayer al mediodía fueron informados del trágico hallazgo.

Los asesinos dejaron el cadáver dentro de un tanque de agua fuera de servicio. Carlos Daniel nació y se crió en la localidad de Trincheras -adonde vivía-.

Él era el encargado del ministerio de música de la iglesia que pastorea su padre. La víctima tenía una tienda de zapatos en Choloma, deja dos hijos. Su padre dijo que todo se lo deja al Señor.