Hermanos asesinados en masacre de El Carrizal habían recibido amenazas por extorsión

1165
Masacre en El Carrizal
Los cuerpos fueron encontrados el domingo el la calle del puente a desnivel de la colonia El Carrizal

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Según investigaciones con relación a la masacre en El Carrizal, los hermanos Katherine Julissa y Darwin Gonzalo Murillo habían recibido amenazas a muerte por pandilleros.

Lo anterior, como resultado de la extorsión o del denominado impuesto de guerra que cobran maras. Asimismo, se supo que la madre de esos dos jóvenes huyó del país debido a esas amenazas.

Los hermanos, anteriormente administraban un negocio de lácteos en la conflictiva colonia Villa Cristina, norte de Comayagüela y trascendió que antisociales cobraban impuesto al negocio, situación que llevó a los dos parientes a huir de esa zona hace unos meses. Ante el temor de perder la vida, los dos muchachos se fueron a vivir a la colonia Montes de los Olivos.

Lea también: Identifican a las víctimas de la masacre en El Carrizal 

Las cuatro víctimas eran amigos

Según los testimonios de los familiares de las cuatro víctimas de la segunda masacre suscitada en Tegucigalpa, eran amigos. Asimismo, aseguraron que ellos acostumbraban a salir todos juntos a compartir.

El sábado 12 de enero, Katherine Julissa Murillo dejó a sus cuatro hijos al cuidado de una prima para ir al cine. Esto, en compañía de su hermano, su supuesta pareja sentimental y un amigo.

Se presume que Brayan David Cruz, de 21 años de edad, mantenía una relación sentimental con Murillo. En consecuencia, se frecuentaban, aseguraron parientes del ahora occiso. Asimismo, indicaron que Cruz laboraba en una empresa de serigrafía.

Mientras Axel Omali Guzmán era amigo y vivía en la colonia “Ramón Amaya Amador”. Era catalogado como un muchacho tranquilo y callado. Se supo que actualmente laboraba con su padre. Además, estudiaba el oficio de barbería para poder ganarse la vida, aseguraron los familiares.

Investigaciones

El titular de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), Rommel Martínez, informó que “ya tenemos tres sospechosos perfectamente identificados”. Asimismo, se sospecha que unas seis personas cometieron el brutal crimen múltiple. Además, al interior de un autobús “rapidito” se encontraron restos de sangre, posiblemente de las víctimas.