Hermana de maestra asesinada es una científica que se negó a ser embajadora de Marca País

362
Sulmi Erazo
Foto en vida de Sulmi Erazo.

SAN PEDRO SULA, CORTÉS.

Mary Lorena Vallecillo-Zúniga, hermana de Sulmi Erazo, la maestra del Instituto Patria que fue encontrada muerta ayer en San Pedro Sula, es una científica hondureña que en noviembre de 2018 se negó a ser embajadora de Marca País.

En aquella ocasión, la médico Vallecillo-Zúniga agradeció que la hayan tomado en cuenta, pero su negativa fue por una razón muy específica, ya que consideró, según sus palabras, que Marca País «representa a una dictadura».

Por otro lado, argumentó que «como egresada de instituciones públicas en Honduras, es a la gente a quien le debo agradecimiento, ya que con sus impuestos aportaron para que me educara desde la escuela hasta la universidad», no al Gobierno.

Lea: La científica hondureña Mary Vallecillo rechaza ser embajadora de “Marca País”

Mary Lorena Vallecillo-Zúniga, científica hodureña.

Sobre Vallecillo-Zúniga

Mary Vallecillo vive desde hace cinco años en Salt Lake City, Utah. Es originaria de Olanchito, Yoro.

Desde agosto del 2017, la nombraron Investigadora Científica Asistente en el laboratorio de Distrofia Muscular del Departamento de Química y Bioquímica en Brigham Young University.

Realizó sus primeros estudios en la Escuela Joaquín Reyes Tejeda y en el Instituto Francisco J. Mejía de Olanchito. Por su excelencia académica tuvo la oportunidad de ganarse una beca. Entonces, estudió magisterio en la escuela normal mixta de Tegucigalpa”

Actualmente, la ejemplar hondureña está enfocada junto a un gran equipo de trabajo en experimentar con una proteína cuya deficiencia provoca distrofia, un tratamiento en ratones modelos y medir resultados.

Nota relacionada: HISTORIA HUMANA: Mary Vallecillo, la científica hondureña que busca curar la distrofia muscular

Sobre su hermana Sulmi Erazo: «La gente honrada y trabajadora no puede vivir en Honduras»

Tras enterarse de la noticia del hallazgo del cuerpo de su hermana, la científica hondureña dedicó unas letras en su perfil personal de Facebook, lamentando lo ocurrido.

«Lamentablemente la gente honrada y trabajadora no puede vivir en Honduras. ¡No se puede!», escribió ella en su perfil personal de Facebook.

«La delincuencia, el crimen y la maldad sacuden a nuestra familia. Solo puedo decir que me duele en el alma el asesinato de mi hermana. Ella, una mujer trabajadora, servicial y que nunca hizo daño a nadie», lamentó la hondureña. «Mi corazón sangra de dolor. Mi hermana, no merecía lo que le hicieron», concluyó ella.